¿Cómo ser feliz y sacar mejor rendimiento en los estudios? Primera parte.

En el artículo de este mes me gustaría hablaros de un taller que realicé estas pasadas navidades para adolescentes con el tema “¿Cómo ser feliz y sacar mejor rendimiento en los estudios?”.

El taller lo dividí en dos partes. En la primera parte les hablé un poco a nivel teórico de qué cosas le afectan a nuestro cerebro y qué cosas podemos hacer para tenerlo en las mejores condiciones. Siempre digo que es importante que nuestra parte emocional debe de estar bien para tener el cerebro en su mayor capacidad.

En este artículo no me voy a centrar en todo lo que les expliqué sobre el cerebro pero sí me gustaría hablar de la parte práctica que realizaron, que abarca la segunda parte del taller.

Los adolescentes tenían que definir un objetivo que desearan en relación a los estudios y lo trabajaron a través de la simbología de fotografías de muñecos de playmobil.

En este caso trabajé con estas fotografías aunque en otras ocasiones trabajo con los muñecos directamente.

Esta metodología me encanta ya que las tomas de conciencia son impresionantes y las hace la propia persona.

A los adolescentes, normalmente, cuando se les dice algo, les entra por un oído y les sale por el otro. En cambio cuando son ellos los que toman conciencia de las cosas, ahí es donde ponen acción hacia el cambio.

En el ejercicio, simplemente guío y acompaño con una metodología de PNL y coaching aplicado a los muñecos, combinado con mi propia sabiduría, para despertar la sabiduría de la persona que trabaja su tema. A través de la simbología de los muñecos trabajan los dos hemisferios cerebrales: el derecho, a través de la emoción que les produce el muñeco y su simbología; y el izquierdo, cuando lo relacionan con algo referente a su vida y al concretizar los recursos y acciones que hay que realizar para alcanzar sus objetivos.

Os comparto el ejercicio de uno de los adolescentes y sus propias conclusiones. Recuerda que las conclusiones son de ellos.

Lo primero que hicieron fue escoger un muñeco de playmobil que les representará actualmente a ellos pero con el problema o el objetivo no cumplido. A la hora de escoger recalco siempre la idea de no hacerlo de forma lógica. No hay que elegir a una chica si soy una chica o un chico si soy un chico, etc… Simplemente hay que elegir aquello que nos mueve por dentro, lo que nos llama la atención; es sentir qué muñeco es en vez de pensar qué muñeco podría ser. Y se pueden elegir uno o varios.

El caso que comparto es el de un adolescente cuyo objetivo era aprobar las asignaturas que tenía suspendidas. Eligió tres muñecos que le representaban con su objetivo no cumplido. Los muñecos eran los números 8, 68 y 71.

Las conclusiones que sacó de la figura 8 fueron las siguientes:

Le daba la sensación de que era una persona vaga. Se le veía feliz pero no se decidía fácilmente sobre lo que debía hacer. Le pedí que comentara el % de capacidad intelectual que estaba aprovechando con esa actitud y le puso un 32%.

Además, comentó que el perro también formaba parte de su elección junto con la figura. Cuando le pregunté qué representaba para él, contestó que la parte afectiva. Ahí vi claramente cómo la parte afectiva era muy importante para él y le influía en su capacidad intelectual.

Las conclusiones de la figura 68 fueron las siguientes:

Veía la figura frustrada y arrepentida. Esta figura no conseguía lo que quería. El porcentaje que puso de la capacidad de su cerebro fue de un 72%, lo que mostraba que realmente él tenía capacidades altas pero no las estaba aprovechando.

Las conclusiones de la figura 71 fueron las siguientes:

Veía la figura feliz y buscaba lo que quería. Se lo pasaba bien con lo que hacía. Su capacidad de aprovechar su intelecto era del 92%.

Fijaros que ellos mismos ponían el % tal como lo sentían. Y en esta era el 92%. La conclusión es que cuando disfrutas y te gusta lo que estudias el aprendizaje es mayor.

Después eligieron otro muñeco que les representaba a ellos pero con el objetivo ya cumplido. La idea era ver qué diferenciaba este muñeco al otro o qué recursos tenía este que no tenía el otro.

El mismo chico que eligió las figuras anteriores en esta ocasión eligió los números 17 y 40. También comentó que le habían llamado la atención las figuras 74, 75 y 76 como una sola.

Las conclusiones de la figura 17 fue la siguiente:

Esta figura veía que tenía las herramientas que necesitaba para conseguir su objetivo. Veía la figura feliz y contenta. Y algo muy curioso que comentó fue que veía que era ordenada, que tenía orden. El % de lo que estaba aprovechando su capacidad intelectual era del 94%. Aquí él mismo vio como el orden era algo muy importante para alcanzar su objetivo.

Y por último las conclusiones de la figura 40 fue la siguiente:

Veía el muñeco limpio, ordenado (otra vez comentó lo de ordenado) y dado a su trabajo. Parecía feliz y contento en lo que hacía. Y comentó la importancia del orden y tener cada cosa en su tiempo. El porcentaje de aprovechamiento de su capacidad intelectual lo puso en un 97%. Comentó como algo muy importante el orden y cada cosa en su momento. Se daba cuenta que quizá ponía demasiado tiempo en actividades fuera de los estudios y poco en los estudios. Lo importante para él era poder combinar el ocio con los estudios. No se trata de prescindir una cosa por la otra. De hecho la figura elegida expresaba claramente la parte creativa y de ocio, con ese pelo tipo pincho, combinado perfectamente con el orden, y el estudio, representado en su traje y su maletín.

Las figuras 74, 75 y 76 que le llamaron la atención, aunque las había descartado, son más importantes de lo que él pensaba ya que en su caso representan: la familia, el afecto y la acogida. Aunque creemos que esto no nos afecta, lo hace y mucho. Si esta parte está bien nuestra capacidad de aprender es muchísimo mayor.

Para mí lo más importante de estos ejercicios es que son ellos solos, simplemente con mi acompañamiento a través de preguntas, los que se dan cuenta de las cosas.

En el próximo artículo os comentaré otro ejemplo con el mismo ejercicio de otro adolescente pero con conclusiones diferentes.

María José Llorach, terapeuta de PNL y Coaching Creativo, investigadora de desarrollo personal, diseñadora gráfica, ilustradora y escritora. http://www.xunmundomejor.com.es

Enlace para más información sobre las sesiones y talleres de Coaching con muñecos de playmobil: https://xunmundomejorweb.wordpress.com/trabajo-terapeutico/coaching-con-playmobil/?preview_id=2937&preview_nonce=49c511b8fb&_thumbnail_id=-1&preview=true

También mentorías o sesiones individuales para adolescentes tanto online como presencial. Infórmate al tel. +34 660 695 194 o al email: proyectosunmundomejor@gmail.com

La raíz emocional del bullying

En este artículo os comparto una parte del contenido de mi último libro publicado “Coaching creativo para adolescentes”. Guía para crear el curso que deseas vivir donde hablo sobre el bullying.

Ahí va el texto:

Mientras dentro del bullying hablemos de buenos y malos no solucionaremos el problema. Sé que es difícil para alguien que lo padece como víctima. Puede resultar duro oír esto. Pero si realmente se quiere salir de ahí hay que comprender que la raíz emocional del acosador y de la víctima es la misma. Hay una falta emocional muy grande y los motivos pueden ser varios. Solo que aquí para sobrevivir cada uno ha cogido un papel diferente, pero las dos conductas son la misma: sobrevivencia. Y aquí me dirás que para sobrevivir yo no necesito que me golpeen o me traten mal. Déjame explicarte un poco más.

Para empezar, los adolescentes con comportamientos agresivos, y recuerdo que no hay personas agresivas sino que son sus comportamientos agresivos, no ellos en esencia, pueden tener esas acciones de forma consciente o inconsciente.

Los que tienen esas reacciones conscientes, sus actos para ellos son correctos; según sus creencias es la forma de defenderse frente al mundo, no han conocido otra forma de actuar y es la forma en como su autoestima puede elevarse y no sentirse por los suelos, porque no hay que engañarse. Alguien feliz y con la autoestima alta nunca agrediría a nadie; es imposible. Además, es posible que hayan sido educados o envueltos en un ambiente agresivo. Es la única forma que conocen de estar en el mundo. Por supuesto siempre hay distintos grados. Estos comportamientos son los más difíciles de solucionar porque si el adolescente cree que lo está haciendo bien difícilmente podrá cambiar.

Después estarían los adolescentes con reacciones violentas involuntarias (y aquí podrían entrar incluso los catalogados con tdah). Son adolescentes que tienen reacciones agresivas pero cuando su enfado desaparece se suelen arrepentir de sus acciones. En estos casos frente a lo que esté pasando está actuando la mente inconsciente con sus registros emocionales. Esto significa que pueden haber memorias, de las que quizá ni se acuerden, donde eso que les está pasando en el presente, esa emoción que sienten es la misma donde tienen registrados situaciones pasadas no resueltas y ese suceso está activando esa memoria reaccionando de una forma exagerada.

Los nuevos descubrimientos de la ciencia hablan que estas memorias emocionales podemos heredarlas también de antepasados nuestros, lo que quiere decir que en nuestro ADN no solo heredamos enfermedades sino bloqueos emocionales. Esto tiene también solución aunque, si es algo muy profundo, necesitaremos la ayuda de un profesional.

A veces, no es tanto la memoria pasada sino la acumulación de emociones negativas que estamos viviendo en el presente. Cuando a nivel emocional no estamos cubiertos, no expresamos nuestras emociones, con un exceso de estrés y unido a estar viviendo una realidad que no es coherente a nuestra estructura emocional ni a nuestra forma de ser, se producen estas reacciones. Y esto en mayor o menor grado nos sucede a todos, y no solo a los adolescentes.

Me gustaría hablarte de una historia que me contó una chica de unos 15 años; que durante varios años estuvo padeciendo acoso escolar principalmente de un niño. Al cabo de un tiempo este niño se convirtió en su mejor amigo. El niño se burlaba de ella tratándola muy mal. Su comportamiento no se dirigió únicamente a ella sino también a otros niños aunque con ella fue más fuerte. Llegando a quedarse sin amigos. El niño comprendió que no podía continuar con esa actitud, que no estaba haciendo las cosas bien. Y, en una celebración, ante todo el mundo, se subió al escenario pidiéndole perdón a la chica.

A partir de entonces se hicieron amigos y reconoció que su conducta se debía a su estado emocional; los problemas con sus padres le estaban afectando. Mi deseo es que todas las historias semejantes tuvieran este final. Los problemas nos pueden dar una oportunidad para evolucionar y ser mejores.

Y ahora voy hablar del adolescente etiquetado como víctima quién padece esas agresiones físicas o emocionales.

Hay que comprender que hay un programa dentro del adolescente que está creando estas situaciones y mientras no cambie este programa, puede cambiar de instituto o de ciudad, pero volverá a repetir lo mismo, a no ser que algo dentro de él haya cambiado. Al igual que el acosador, hay una falta emocional importante de la que se puede ser consciente o no.

En algunas ocasiones, es la única forma donde el adolescente es visto, se le presta atención. Por supuesto esto es totalmente inconsciente; la persona no se da cuenta de esta necesidad de atención.

Otras veces es por una sensibilidad muy elevada donde tendríamos que ver su raíz y trabajarla.

Al igual que el agresor, su autoestima no es muy alta, lo que le hace presa fácil para el agresor. Si la persona tuviese la autoestima alta para empezar no le afectaría, le sería indiferente y el agresor perdería su interés en él. Además sus emociones no le afectarían, no sería presa de sus propias emociones lo que haría que a nivel cerebral sus conexiones funcionaran mejor para buscar soluciones y ayudas frente a ese ataque.

Mi intención con este texto es que se entienda que para solucionar las cosas siempre hay que ir a la raíz emocional y solucionarlo desde ahí. Y que se entienda que bajo toda situación da igual que estés en el papel de víctima o agresor hay una necesidad base que no está cubierta.

Curso ¡¡Adelante!! para adolescentes y jóvenes: Más información en este enlace: Enlace

Si te interesa una sesión de PNL y coaching creativo (También la opción de coaching con playmobil) ya sea presencial o online (zoom) llama al tel. + 34 660 695 194. También puedes contactar a través del email: proyectosunmundomejor@gmail.com

Enlaces para comprar el libro «Coaching creativo para estudiantes» Guía para crear el curso que deseas vivir.

Amazon a todo color en papel y ebook: Enlace

Amazon interior en b/n: Enlace

Si lo quieres a través de la tiendaonline de x un mundo mejor:

A todo color: Enlace

Interior en B/N: Enlace

En ebook (pdf): Enlace

También se realizarán charlas y cursos para profesores, padres, adolescentes y jóvenes en base al libro.

Puedes pedir información a través del email: proyectosunmundomejor@gmail.com web: http://www.xunmundomejor.com.es