¿Cómo generar abundancia en mi familia?

Mientras escribo este artículo estoy aún dentro de la cuarentena en mi terraza con el canto de los pájaros como fondo. Reflexiono sobre la abundancia y veo que es un tema clave a trabajar en estos tiempos que vivimos y que nos esperan. Así que este va a ser el tema en este artículo. Cuando hablo de abundancia en la familia me refiero a la abundancia económica, a la abundancia de calidad de relaciones entre todos los miembros de la familia, al ambiente familiar, a la abundancia de buena salud física y emocional y a la calidad de educación que, como padre, puedo aportar a mis hijos. Aquí abarcaríamos muchas cosas. Mi mente ya está pensando en la creación de charlas y cursos para trabajar más profundamente esto, donde los cambios puedan ser palpables, reales.

De momento en este artículo me voy a centrar en los pensamientos y cómo estos pueden generar abundancia y transformar nuestra realidad. Algo muy importante a tener en cuenta es que, cuando nuestras emociones, pensamientos, palabras y acciones no están en coherencia a nosotros, generamos un desorden interno que se refleja en el exterior.

Cuando lo ordenamos y somos coherentes se refleja en el exterior, siendo capaces de vivir incluso en situaciones que podríamos catalogar de negativas o dolorosas de forma armoniosa, con paz, incluso con cierta alegría interna.

Alguien me podría decir: ¿cómo puedo vivir la pérdida de una persona amada con alegría? No es fácil, pero es posible. Se puede sentir tristeza y alegría al mismo tiempo. Escuché una conferencia de un hombre que se dedica a ayudar a las personas y explicó cómo acompañó los últimos días a su padre, siendo una experiencia que iba a guardar en su corazón para siempre, y cómo pudo sentir tristeza por la pérdida de su padre y al mismo tiempo una alegría interior muy grande por lo que habían compartido en los últimos momentos.

A veces cuando la forma de morir ha sido sin avisar o, cómo está sucediendo ahora de forma solitaria, sin poder estar presente, acompañando, aún así se puede hacer un trabajo interno aunque quizá se necesite la ayuda de un profesional, pero se puede llegar a estar en paz, y cuando se está en paz es cuando viene esa alegría interna.

En uno de mis cuentos publicados,Despierta”, hablo de la muerte de una forma dulce para trabajarla con los niños. En él incluyo un ejercicio creativo-práctico para que los niños puedan hacer un duelo.

Siempre hay una forma de elegir cómo quiero vivir las circunstancias con las que me encuentro. Y esa coherencia de la que hablaba me puede ayudar a veces incluso a transformar esas circunstancias exteriores pero sobre todo me ayudará a vivirlas de otra forma.

Con lo que está ocurriendo actualmente también se están generando muchos pensamientos y creencias que nos pueden generar ansiedades y miedos referente a nuestra economía, entre otras cosas.

Es muy importante trabajarnos estos pensamientos porque son lo que generarán la realidad no deseada. Si estos pensamientos y emociones nos controlan a nivel cerebral entraremos en estado de supervivencia. Esto se traduce a que nuestro cerebro hará conexiones de algunas partes que tienen que ver con esta supervivencia, creando un gran desorden en su funcionamiento y desconectando muchas otras partes que nos podrían ayudar a encontrar soluciones. Además cuando generamos continuamente emociones negativas nuestro cuerpo genera hormonas y toxinas que nos perjudican en nuestra salud física, bajando también nuestro sistema inmune. Si nuestra capacidad neuronal y salud bajan difícilmente encontraremos soluciones y acciones que nos ayuden a transformar las cosas.

La diferencia que marcaría la realidad en tu vida y familia sería la siguiente:

Soy consciente de mi pensamiento negativo, de mis emociones negativas, lo observo, lo acepto. Soy humano/a, no soy perfecto pero vuelvo a elegir otro pensamiento, elijo otra realidad.

Si las circunstancias que estoy viviendo realmente son muy fuertes, muy negativas quizá no voy a poder cambiarlas con tanta facilidad o rapidez. Aconsejo empezar a hacer pequeñas acciones que nos ayuden y nos hagan sentir por lo menos algo mejor de lo que estábamos. Estas acciones pueden ser: hacer algún deporte, comprarme una planta, ver una película que me haga sentir bien, cocinar, etc… Después empezar a observar qué cosas en nuestra vida nos hacen sentir gratitud. Enfocarnos en ellas y ampliar estas emociones. A continuación preguntarnos: ¿qué podría hacer hoy para sentirme mejor o algo mejor de lo que estoy? Y cuando empiece a generar pensamientos más positivos y emociones más positivas, empezaré a reflexionar sobre mis creencias y cambiarlas por otras nuevas que me generen una nueva realidad más deseada. Mi capacidad intelectual aumentará y aquí la creatividad será clave para generar nuevas ideas, soluciones que nos llevarán a la abundancia.

Si estudias e investigas sobre personas exitosas te darás cuenta que su éxito se generó gracias a recursos que generaron en momentos críticos en sus vidas. Sin los obstáculos que tuvieron que atravesar posiblemente no tendrían la abundancia y el éxito que ahora están disfrutando. Pero para obtenerlo hay que sentirse bien en el ahora. La trampa es esperar a alcanzar tu objetivo para ser feliz. Es al revés; para alcanzar tu objetivo, para tener abundancia, hay que ser feliz ahora y eso se puede aprender.

Como padres hay que educar en esa dirección. En otro de mis cuentos, (que realicé en colaboración de mi amiga Emma),Detective de corazón”, tenéis muchos ejercicios prácticos para ir educando a vuestros hijos en inteligencia creativo-emocional. También podéis buscar por internet que seguro encontraréis, de forma gratuita, ideas para desarrollar estas habilidades en vuestros hijos. Pensar que la vida es muy cambiante y te puedes encontrar con muchas cosas y la única forma de obtener éxito y felicidad en la vida es desarrollando estas habilidades.

En los próximos artículos os iré contando más…

Enlace de mi tiendaonline por si quieres comprar los cuentos en formato papel o ebook: Enlace

También disponible en amazon.

 

 

Educando para la abundancia (en el aula y en casa)

En el artículo del mes pasado, cuando hablaba de la abundancia, lo relacionaba con la economía, con la calidad de relaciones entre todos los miembros de la familia, con el ambiente familiar, con la abundancia de buena salud física y emocional y con la calidad de educación que como padre/madre puedo aportar a mis hijos.

Así que recuerdo que la abundancia no es solo dinero. De hecho si la contemplamos solo con el dinero estamos empobreciendo su significado. La abundancia es muchos más; es calidad de vida, es disfrute, es felicidad y, por lo tanto, tiene que estar presente en la educación en nuestros hijos tanto en casa como en las aulas.

En la revista del mes pasado también mencioné como los pensamientos pueden generar abundancia y transformar nuestra realidad, al igual que la coherencia entre sentir, hablar y actuar. También hablaba de la importancia de tener nuestras emociones en armonía para que nuestro cerebro esté al 100% de su capacidad a la hora de buscar soluciones.

En las aulas y en casa es primordial la educación financiera y la educación emocional. Son dos inteligencias a sumar en cualquier profesión. No nos enseñan a vender o generar abundancia con la profesión que estudiamos, salvo que sean profesiones de economía, marketing, etc. Después de muchos años de estudio, sales a la calle con las titulaciones y es muy probable que no consigas trabajo, teniendo que conformarte con cualquier cosa, que nada tiene que ver con la profesión que estudiaste.

¿Qué hace que unos tengan éxito y otros no, teniendo incluso los mismos estudios o teniendo más? Una educación financiera nos ayudaría y tiene que estar relacionada con el autoconocimiento, desarrollo personal y la inteligencia emocional. No me cansaré de decirlo; la inteligencia emocional es algo básico para el éxito y la abundancia.

Y referente a los niños, el pilar más importante para la abundancia es su autoestima. Es esta lo que hace que las personas nos creamos que somos válidos, capaces de realizar una actividad y tomemos acciones. Sin autoestima muchas acciones que se necesitan para alcanzar el éxito ni siquiera se intentan. La autoestima también es el motor que hace que no te rindas a la primera y te da capacidades para encontrar soluciones frente a los obstáculos. El creer en uno mismo y el creer que merecemos vivir en abundancia es el ingrediente básico para conseguirla.

Desde casa y desde el aula son muchas cosas las que podemos hacer. Empezando sobre todo desde casa con la presencia, la calidad de nuestra relación con nuestros hijos, el disfrutar jugando y estando en presencia con ellos. La forma en como les hablamos como padres o profesores les puede marcar mucho, el tono y lo que se les dice. Quizá nuestra intención no es mala pero a nivel inconsciente puede quedar una huella negativa en ellos. Comentarios como: ¡Estás tonto! ¡Calabaza! ¡Eres un desastre! ¡Nunca harás nada solo! ¡Eres malo en matemáticas! Sobretodo si se repiten pueden quedar en el inconsciente como programa y, si tiene la creencia que es tonto, actuará en referencia a esa creencia. Tampoco se trata de sentirnos culpables si en un momento dado se nos ha escapado algo indebido. No sirve de nada sentirse culpable. De hecho la culpabilidad no sirve de nada salvo generar más de lo mismo. No ayudamos a nuestros hijos sintiéndonos culpables; les ayudamos cuando les pedimos perdón por la forma o actuación que hemos tenido con ellos y cuando tomamos otras acciones diferentes para solucionarlo. El orgullo en estos casos tampoco ayuda. Da igual que seamos padres o profesores, hay que reconocer las cosas. -Hoy he tenido un mal día, lo siento porque no he reaccionado de la mejor forma con vosotros.- Y a continuación tomo otra acción donde reparo, pero no me quedo atrapado en la culpa. El ejemplo es la mejor forma de educar. Nuestros hijos/alumnos tienen que saber que no pasa nada por no ser perfectos pero siempre hay algo que podemos hacer para corregir y mejorar. De hecho una clave muy importante para la autoestima y la abundancia sería una cultura frente a las equivocaciones y los obstáculos. No hay que pegarles la bronca cuando hacen algo mal o castigarles. Si les castigamos generarán más rabia pero no habrán aprendido nada. La mejor opción sería ayudarles a corregir. Motivarles a que saquen sus habilidades y a ver el valor cuando corrigen algo. No olvidemos que todo aprendizaje viene de prueba-error, prueba-error.

Sería importante, tanto en ellos como en nosotros, sobretodo en actuaciones donde hemos dañado a los demás, hacer un reset. Primero veo lo que ha pasado, aprendo de ello, pero después hago un reset. Lo borro para no sumergirme en el drama y elijo otro pensamiento, otro sentimiento y una acción nueva.

Hace poco he descubierto unas herramientas para mi profesión de terapeuta y coach creativa que son fantásticas para trabajar con todos, pero en especial con niños y adolescentes, donde ellos mismos pueden darse cuenta de las consecuencias de sus actos y cómo solucionarlo. Creando unas soluciones que nos pueden sorprender. Estas herramientas son el coaching a través del lego y playmobil. Desde que lo descubrí parezco una niña jugando con los muñecos. He recuperado todos los playmobil de mi hijo que teníamos guardados en cajas en lo alto de los armarios. Ahora agradezco no haberlos tirado. E incluso me he comprado varios modelos más representando distintas familias. Es muy interesante las tomas de conciencia que se toman a través de ellos. Y con los legos trabajo de forma simbólica la construcción de los recursos y soluciones que se necesitan para resolver un obstáculo.

Y me despido invitándote a visitar mi página web y a inscribirte en mi canal de youtube donde podrás ver vídeos con recursos gratuitos educativos y próximamente habrá una nueva sección de bioeducación (ecología, sostenibilidad, etc..) y también otra sobre educación financiera, siempre unido a una parte de desarrollo personal, inteligencia emocional y desarrollo de la creatividad.

Enlace al canal youtube

Infórmate también de los próximos talleres presenciales para padres sobre “Educando para la abundancia” en el email: proyectosunmundomejor@gmail.com.

Los tres cerditos en bioeducación y educación financiera

Pensando en qué tema realizar el artículo de este mes, mes donde empiezan ya las clases, me ha parecido perfecto seguir con mi línea dentro de la educación pero sumando el tema de la abundancia, del que he estado hablando en otros números.

Así que he pensado reflejar en este artículo todo esto: educación + educación financiera y sumarle la bioeducación. Bio de vida, enfocándolo hacia una educación por la vida, sostenibilidad, ecología… y sumarle además una herramienta muy eficaz para introducir en el campo educativo el visual thinking. 

Uff!!!! ¡Cuántas cosas!, ¿verdad?

¿Y cómo hacerlo de forma muy simple? Pues a través de un cuento, en este caso “Los tres cerditos”, pero con una versión algo diferente. Además os lo voy a narrar acompañado de ilustraciones y conceptos explicados a través de imágenes (visual thinking).

Y antes de empezar con el cuento os explico, aunque sea brevemente, qué es esto del visual thinking, por si hay alguien que no ha oído hablar de esta metodología.

El visual thinking es una variación de los mapas mentales que he explicado en algún artículo anterior. Y aunque al principio solo se usaba en los campos que tiene más que ver con la creatividad, al igual que los mapas mentales se puede aplicar a todos los campos, de hecho cada vez son más los campos en los que se está utilizando desde el diseño, las empresas, el educativo, en la realización de proyectos, para diseñar cursos online, en publicidad, etc.. 

Es una metodología que sirve para organizar y representar ideas y pensamientos a través de dibujos.

Por lo tanto, es ideal para aplicar en el aula ya que beneficiará a todos los alumnos teniendo más atención, más concentración y más memorización a largo plazo. Desarrollando en ellos la parte creativa, con un papel activo protagonista, ayudando a ordenar los conceptos y promoviendo la reflexión del aprendizaje.

Si queremos que nuestros alumnos nos presten más atención y el contenido de lo que se explique se retenga más en la memoria, la representación a través de imágenes será un factor muy importante. 

Y ahí vamos con el cuento…

En esta historia los protagonistas son tres cerditos: Oliver, Sara y Erik. Tres cerditos con personalidades y talentos muy diferentes y con algo común en ellos: ¡las ganas de divertirse!

También comparten el mismo problema. Hay un lobo que los amenaza y les quiere hacer daño.

Así que un día se les ocurrió, como solución, construir una casa para poderse esconder en ella y protegerse del lobo.

Tenían tres opciones para construir su casa. A través del dibujo veréis reflejadas las tres opciones. 

La primera opción es una casa de paja que, como veis reflejado, solo tiene un reloj de arena ya que el tiempo que invertirían es muy poco, lo que significaría que tendrían más tiempo para divertirse, reflejado en 2 sonrisas, y además solo tiene una moneda porque el coste del material sería muy poco.

La segunda opción es una casa de madera y, como veis, tiene dos relojes de arena, ya que en esta construcción necesitarían más tiempo que en la de paja, solo tiene una sonrisa ya que al necesitar más tiempo para su realización tendrían menos tiempo para jugar y divertirse y tiene dos monedas pues el material es más caro que la anterior.

Y la tercera y última opción es una casa de paja con barro, siendo una construcción más fuerte. En esta se necesitaría mucho más tiempo invertido para la construcción y por eso se refleja en el dibujo con tres relojes de arena. Se supone que la diversión se tendría que aplazar por el tiempo invertido en su construcción y hay tres monedas, porque costaría más dinero que las anteriores.

¿Qué opción creéis que eligieron los tres cerditos? Pues como estos cerditos eran un poco holgazanes y solo pensaban en jugar y divertirse eligieron la primera casa, la de paja. 

La construyeron muy rápido y con pocas ganas. Un día vino el lobo y corrieron en seguida a esconderse en la casa de paja. El lobo con un soplido hizo desaparecer la casa y los tres cerditos corrieron todo lo que pudieron para esconderse. Menos mal que el lobo no vio donde se escondieron y no les pasó nada.

Después decidieron construir la segunda casa, la de madera. Pensaron que con esta sería suficiente para protegerse del lobo. Pero también la hicieron con muy pocas ganas. Y cuando volvió a aparecer el lobo, los cerditos se escondieron en ella. El lobo sopló y la casa quedó intacta pero entonces el lobo con todo su mal genio empezó a golpearla con sus enormes patas y consiguió destrozarla. Los cerditos volvieron a correr y afortunadamente consiguieron escapar, pero por muy poco.

Finalmente decidieron construir la tercera casa de paja, combinada con otros materiales y barro.

Oliver decidió antes de construir la casa ir a la biblioteca y consultar algunos libros de construcciones de casas con paja y barro. 

Descubrió que una casa de paja y barro podía ser tan fuerte y duradera como una de ladrillos, además sus materiales eran más respetuosos para el planeta y estos materiales aportaban un aislamiento térmico y acústico muy bueno en la casa. Estudió todo lo relacionado para su construcción y descubrió que este campo le encantaba y además se le daba bien. Entre los tres la construyeron. 

Sara que tenía talentos relacionados con la decoración se le ocurrió la idea de que, ya que estaban construyendo una casa tan fuerte, podían decorarla por dentro de forma que fuese más agradable vivir en ella. A sus compañeros les entusiasmó la idea. Así que empezó dibujando los planos para la distribución interior y después buscaron muebles y cortinas que combinaron con mucho gusto.

Erik se preguntaba en qué podía contribuir él con la casa. Le gustaba mucho dibujar y pintar y se le ocurrió que podían acabar de decorar la casa con algunos cuadros que pudiera realizar. Sus cuadros quedaron preciosos y le dieron un toque especial a la casa.

Ya tenían terminada la casa y no pasó mucho tiempo cuando el lobo volvió. Sopló y dio golpes y golpes a la casa, pero esta quedó intacta. Después de pasar horas y horas dando golpes y viendo que era inútil el lobo se fue. Decidió jubilarse; ya era demasiado mayor para perseguir a los cerditos.

Los tres cerditos estaban muy alegres y disfrutaron muchísimo de su casa. En esta aventura, además, descubrieron talentos que no sabían que tenían.

Si os dais cuenta, los tres cerditos eligieron como primera opción la casa de paja porque era en la que invertían menos tiempo, lo que suponía más tiempo para jugar y divertirse y además en la que invertían menos dinero. Pero finalmente, como no les sirvió, tuvieron que pasar más tiempo al tener que construir las tres y se gastaron más dinero. Si desde el primer momento hubieran elegido la tercera opción hubieran invertido menos tiempo en su construcción y menos dinero se hubiesen gastado. A veces lo que aparentemente parece más barato al final resulta más caro. Al igual que el tiempo invertido. Esta última casa aparentemente suponía también menos diversión, pero lo que descubrieron también estos tres cerditos que, cuando haces algo con ganas y, si además estás usando tus talentos naturales, lo que parece trabajo no lo es porque lo estás disfrutando como si estuvieses jugando. Hay que educar en este sentido y para que piensen más allá de lo aparente. Antes de elegir una opción que la estudien bien porque quizá hay opciones mejores que a simple vista no lo parecen.

Por último comentar que hoy en día se están haciendo unas construcciones de paja y barro fantásticas que realmente no tienen nada que envidiar a las de ladrillo, con todas las cualidades mencionadas en el cuento y con un coste muchísimo menor que una construcción de ladrillo. 

A veces nos complicamos la vida con hipotecas habiendo otras opciones donde disfrutaríamos más la vida a la vez que respetamos más el planeta.

Inscríbete al canal de youtube en el siguiente enlace, en él podrás ver el vídeo de este cuento y muchos recursos gratuitos educativos: Enlace

Visita también la tiendaonline de x un mundo mejor donde podrás encontrar cuentos, manuales, libros, audios y cursos online: Enlace