Proceso de coaching creativo de 5 pasos para vivir el curso que deseas

¡¡En septiembre empieza el nuevo curso!! Cada uno siente emociones diferentes al respecto y todas son válidas. Alegría por encontrarse con los amigos de nuevo, curiosidad por saber qué profesores me han tocado, entusiasmo por aprender cosas nuevas, enfado por haberse terminado el verano, tristeza por despedirme de alguien especial que he conocido este verano, quizá miedo (si el curso anterior no ha sido bueno), agobio sin ni siquiera haber empezado…

Todas las emociones sobre el nuevo curso dependen de nuestras vivencias anteriores y de nuestras creencias referentes a nosotros mismos, a la vida y a la educación.

Así que se me ha ocurrido escribir sobre un proceso de 5 pasos que a todos les podría ir bien realizar antes de iniciar el curso para crear y vivir este nuevo curso como se desea. Nuestra intención sobre el curso va a ser un factor muy importante que determinará cómo será para ti. No sólo sirve para los que no les gustan los estudios, o lo han pasado mal en cursos anteriores ya sea por amistades, presión en exámenes, dificultad de aprender, desmotivación, etc.., sino también para mejorar lo que ya has vivido hasta ahora.

Es una metodología o proceso, al que llamo “Coaching creativo”, y en ella fusiono algunas técnicas de desarrollo personal con una parte creativa.

Este proceso lo he desglosado en 5 pasos:

1- Objetivo para el nuevo curso. En este primer paso cojo un folio y en una cara escribo lo que desearía vivir en este nuevo curso: desde las notas que me gustaría sacar, la descripción de cómo me gustaría que fuesen las clases y cómo vivirlas dentro del aula, la relación con mis padres referente a mis estudios, mi capacidad de aprender las lecciones y aprender, cómo quiero que sea el curso referente a las amistades,… todos los detalles de cómo quiero vivir el curso sin pararme a pensar si es posible o no.

En la descripción tiene que haber una parte de viabilidad que pueda ser posible pero una parte mayor donde voy más allá de lo que yo creo que es posible para mí o no. Por ejemplo, no voy a poner que deseo que las clases sean en un avión privado con todo lujo porque sería un poco caro y en realidad no es algo de lo que realmente sería importante para mí pero si puedo poner que la evaluación de mis notas aumentan de una forma que realmente me sorprende y realizo algunas clases al exterior. Quizá creas que no es posible pero no es imposible tampoco. Aconsejo poner foco a un objetivo en concreto aunque comentes distintos aspectos. Por ejemplo, el objetivo más importante a cumplir es conseguir más amigos, o que la tensión con mi madre en relación con los estudios desaparezca, o sacar un sobresaliente en matemáticas. Es también muy importante describir cómo te quieres sentir con ese objetivo concreto y ,en general, durante todo el curso en todos los ámbitos. Hay que escribirlo y detallarlo de forma positiva; el no se tiene que convertir en si. No hay que escribir, por ejemplo, no suspender; hay que escribir la nota que quiero, siempre enfocado al objetivo no al problema. Después cerraremos los ojos, haremos varias respiraciones profundas y visualizaremos este objetivo deseado, sintiendo como si fuese ahora las emociones que deseas vivir. Mantenemos esta visualización y emoción durante unos momentos para constatar que realmente es lo que deseamos y pedimos que nuestra mente nos traiga una imagen simbólica representando este objetivo. No pensamos en la imagen ni la ponemos nosotros sino que dejamos que la imagen aparezca sola. Cuando la tengamos la dibujamos detrás del folio donde hemos descrito nuestro objetivo. En este ejercicio le damos la orden de lo que deseamos a nuestra mente consciente al hacerlo escrito y a nuestra mente inconsciente a través del símbolo y la emoción. Recuerdo que nuestra mente inconsciente rige nuestra realidad de un 80 a 95 %.

2 – Evaluar y definir el problema. En otro folio evaluamos lo que hemos vivido hasta ahora y apuntamos de lo que deseamos deshacernos, lo que mantenemos y lo que queremos transformar.

Hablando desde emociones, amistades, comportamientos, acciones, hábitos, creencias, etc..

Y definimos realmente cuál es el problema o obstáculo que nos impide llegar a nuestro objetivo definido. Después nos respondemos a las preguntas: ¿Qué recurso necesito para transformar el obstáculo? ¿Qué necesito para sentirme bien y disfrutar del curso? ¿Si tuviera otras creencias sobre mí o sobre la situación cambiaría algo mi realidad?

3 – Defino el recurso que necesito para alcanzar mi objetivo. Y aquí podríamos hablar de: Recursos externos: expresando cómo me siento o pidiendo ayuda a mis padres, profesores o a un especialista, porque hay bloqueos, creencias o heridas muy profundas o inconscientes y necesitamos la ayuda de alguien que nos ayude a verlos y a deshacerlos. Esta ayuda siempre nos tiene que empoderar obteniendo también herramientas donde podamos solucionarlo nosotros mismos o nos ayuden a conseguir nuestros propios recursos internos, nuestras propias tomas de conciencia. Como terapeuta o coach creativa el empoderar a la persona y darle recursos internos es para mí un factor básico.

Y nuestros propios recursos internos: donde nos damos cuenta qué factores necesitamos: seguridad, más responsabilidad, menos distracciones, un hábito diferente, etc… Aquí decido como quiero ver el problema: como un obstáculo donde no puedo hacer nada o como un trampolín que me lanza a mi objetivo.

4 – Tomar acción según las tomas de conciencia para alcanzar el objetivo. Cada persona tendrá que tomar una acción diferente. Un estudiante con una excesiva exigencia en sí mismo quizá tiene que tomar la acción de tomarse más momentos de ocio y descanso y otro quizá la acción que debe tomar es la contraria, estableciendo unos nuevos hábitos y horarios de estudio, o buscar una nueva metodología donde poder disfrutar mejor de los estudios (por ejemplo a través de mapas mentales), etc… Si hacemos las mismas acciones tendremos la misma realidad y con acciones diferentes tendremos una realidad distinta.

5 – Visualización creativa. Volvemos a visualizarnos con el objetivo ya cumplido. Sintiéndonos como deseamos sentirnos durante este curso, habiendo introducido en nuestra vida nuestro recurso (ya sea seguridad en nosotros mismos, una nueva herramienta para estudiar, etc…) y ampliaremos la emoción. Cada vez que flaqueemos frente a nuestro objetivo, pensemos que no lo podemos conseguir; si estamos desanimados, nos visualizaremos habiéndolo conseguido y también visualizaremos nuestro símbolo del objetivo, pero sobre todo con la emoción de estar viviendo esa realidad. Esto nos ayudará a cambiar nuestras emociones negativas a las que deseamos, con lo que nuestros pensamientos y creencias volverán a alinearse con lo deseado y nuestras acciones podrán continuar a favor de nuestro objetivo.

Enlace para ver las actividades de x un mundo mejor: Enlace actividades

Pide tu sesión de PNL y coaching creativo: Enlace más información

 

Coaching con playmobil

Hace poco que he descubierto esta metodología y cada vez me entusiasma más. Es una herramienta con una gran fuerza donde podemos tener tomas de conciencia muy importantes. Además es una herramienta de empoderamiento y aprendizaje muy importante que te enseña a sentir y a potenciar la intuición.

Estamos acostumbrados a que los demás nos digan cómo hay que hacer las cosas.  Los padres, profesores, psicólogos, terapeutas… y ya ni te cuento los políticos. La educación nos enseña que hay una autoridad a la que se le debe un respeto, ellos son los que saben y nosotros tenemos que obedecer. Y nos hemos acomodado a la idea de que ellos son los responsables y los que tienen que solucionar las cosas. Y es ahí donde nos equivocamos.

Como terapeuta estoy en continuo aprendizaje, con cada formación, investigación, estudio… que realizo, aprendo al mismo tiempo que evoluciono como persona. Pero también en las sesiones y cursos que realizo, el aprendizaje no va solo en una dirección. Aprendo y evoluciono constantemente a través del trabajo que realizo con ellos. Quien diga que lo sabe todo poco evolucionará en esta vida.

Está la idea equivocada, según mi sentir, que, cuando vas a un psicólogo, terapeuta, vas a que te solucionen algún problema. Pero el tema es que nadie puede solucionarte nada, eres tú el único que puede hacerlo. El terapeuta, el coach, solo te puede guiar en tu camino, encender una luz en la oscuridad, pero eres tú el que tiene que caminar. Cuando empecé en este mundo del desarrollo personal me implicaba demasiado, quería resolver el problema de los demás, quería hacer el trabajo por ellos para que dejaran de sufrir. Y no solo en mi campo laboral sino en el personal. Con mis hijos a veces he mantenido una postura de sobreprotección, volviendo a cargar sobre mis hombros una responsabilidad que no me corresponde. No se puede aprender sin el error y la equivocación; y no podemos hacer el trabajo por ellos.

El descubrir la PNL y el concepto de coaching me abrió un mundo porque me dio herramientas donde es la persona con el debido acompañamiento del coach quién toma conciencia de las cosas por sí misma. No es lo mismo decir a una persona lo que tiene que cambiar a que ella misma se de cuenta. El problema es que dentro de la emoción, dentro del problema, no se puede ver la salida. Por eso es tan eficaz usar los muñecos de playmobil porque se ven las cosas desde fuera, desde el observador y no dentro de la emoción. Además te ayuda a ver la situación desde diferentes puntos de vista y te ayuda a comprender la postura de los demás. Puedes ver y percibir la situación desde tu visión y desde la mirada del otro; y esto es muy potente. Estamos acostumbrados a tomar las decisiones desde la mente, desde lo que creemos que es correcto o no, pero eso solo es un juicio que está influenciado por la educación que hemos tenido. No hay una verdad absoluta y muchas veces lo que creemos como lo correcto no lo es. Nos olvidamos de sentir y sobre todo de sentir a los demás más allá de los juicios.

Os voy a poner un ejemplo de lo que se dio en una sesión de coaching con playmobil que realicé no hace mucho.

Era un padre que quería trabajar la relación con su hija. Habían peleas y discusiones donde el tema central, según el juicio del padre, era que ella no cogía responsabilidades. Se eligió un muñeco que le representara a él y a su hija. Antes de ir al tema en cuestión le pregunté cómo estaba su hija, como la veía, como la sentía. Lo primero que hay que saber es como está porque ninguna actitud y acción es porque sí, todo tiene un porqué o mejor dicho un para qué. El padre se dio cuenta que algo le pasaba, le faltaba algo. Entonces le dije que eligiera entre todos los muñecos el que representase eso que le faltaba. Y eligió una cebra, pues además de los muñecos también tengo animales para trabajar en las sesiones. En seguida sintió que la cebra representaba la seguridad de su hija. Lo que se vio claramente es que con ese tipo de responsabilidad impuesta desde el padre, ella necesitaba la seguridad, o sea que no la tenía como debe tenerla. Con el siguiente movimiento que hizo añadió una nueva forma de actuar donde estaba incluida la responsabilidad pero de otra forma, sin ser impuesta. Sin darse cuenta, de forma intuitiva el padre, al introducir este nuevo elemento, apartó a la cebra. Fue un movimiento totalmente inconsciente, no se dio cuenta. En el movimiento se vio claramente que, con esta nueva forma de responsabilidad, su hija se sentía más segura y por eso ya no necesitaba la cebra al lado. 

No nos damos cuenta, como padres, que las disciplinas, responsabilidades impuestas y muchas veces autoritarias no hacen bien a nuestros hijos, de hecho le hacemos más daño que otra cosa. No significa que no haya que poner límites, responsabilidades pero no obligadas ni de forma autoritaria e impuesta. Porque lo que hacemos es que nuestros hijos pierden autoestima y la autoestima es un pilar básico para la abundancia, el éxito y la felicidad en la vida.

El movimiento reflejó claramente que sí es necesario las responsabilidades pero marcadas de otra forma. Y lo mágico de las sesiones con playmobil es que, aunque el adulto piense que no, que es importante ser rígido, que tienen que cumplir a rajatabla las normas, en el movimiento que hacen representan y entienden realmente el daño que se hace y que hay otra forma de hacer las cosas. La única forma de cambiar es sentir con certeza lo que hay que hacer, independientemente de lo que tu lógica te dice. Hay una gran certeza en tu corazón y siempre te dictará que es lo correcto y lo que beneficia y lo que no. Muchas veces no se sabe cuál es la forma, pero dentro de la emoción, del enfado, de nuestro ego no conseguiremos verlo. Si nos invaden las emociones negativas nuestro cerebro se colapsa y no tiene la capacidad para encontrar la solución. Es solo cuando nos calmamos, cuando somos capaces de ser flexibles y nos armonizamos, cuando surgen las ideas, las mejores formas de actuar.

Si te interesa experimentar esta metodología infórmate de las sesiones presenciales y online que realizo en mi página web. También realizo sesiones grupales donde puedes trabajar tu tema y, además, aprender también siendo observador de los trabajos de los demás. http://www.xunmundomejor.com.es

Si te ha gustado este artículo te pueden interesar estos libros para aplicar en casa o en el aula:

El libro “Kit de Halloween” incluye un ejercicio de coaching con imágenes de playmobil. Disponible en papel y en ebook tanto en amazon como en la tienda online de x un mundo mejor. 

Enlace amazon

En papel en la tienda online

En ebook en la tienda online

“Coaching creativo para estudiantes” incluye ejercicios de coaching con lego y muchísimo más.

Enlace amazon ebook y papel en B/N

Enlace amazon en papel a color

Pnl y coaching creativo

Como terapeuta, cada vez me defino más con las herramientas de PNL y coaching creativo.

Y aunque las siglas PNL y la palabra coaching se están poniendo cada vez más de moda entrando en todos los ámbitos: terapéuticos, educativos, empresarial, etc.., aún son desconocidas para mucha gente o no se sabe en qué consiste exactamente.

En este artículo os lo explicaré pero, sobre todo, en cómo las trabajo yo.

Vamos a desglosar las palabras por separado.

Empezamos por el coaching. Es un metodología que ayuda a las personas a saber dónde están, qué quieren y cómo llegar a donde quieren. Es la autopista que te lleva de donde estás a dónde quieres ir. Sabe que la persona ya tiene todo su potencial; que las personas son únicas. El coach solo acompaña, entrena o guía, sin interferir. Le acompaña a elaborar un plan. Una metodología donde su base es hacer buenas preguntas. Las tomas de conciencia son del cliente, pero al mismo tiempo el coach también crece. En todo proceso de aprendizaje todos aprendemos de todos. Para mí esto es algo básico. En la vida no podemos ir sabiéndolo todo; siempre hay algo que aprender de toda persona y de toda situación en la vida y de esta forma nos enriquecemos y adquirimos más sabiduría y conocimiento para el próximo cliente y para nuestra propia vida. La experiencia en nuestros propios procesos personales y con las personas es la gran maestría, más allá de cualquier formación teórica.

La PNL (programación neuro lingüística) es un metodología que busca entender el funcionamiento del cerebro. Orientado hacia la solución y hacia el futuro. La ingeniería del ser individual. Nos hace consciente, de forma individual y personalizada, si lo que sentimos, pensamos y hacemos nos acerca o aleja de nuestra meta. Te ayuda a tener tu vehículo en las mejores condiciones para llevarte a tu meta. Los fundadores fueron John Grinder y Richard Bandler en los años 70. Estudiaron a los mejores dentro de sus ámbitos laborales empezando por los mejores terapeutas para descubrir qué les diferenciaba a ellos de los demás y cuáles eran sus pautas de conductas. En 1975-76 publicaron un artículo “la estructura de la magia”, que fue la base del PNL.

Algunas personas trabajan el coaching y PNL como algo separado, pero para mi es fundamental su fusión porque se complementan.

Creatividad. Cuando usamos nuestra creatividad, nuestra imaginación, estamos usando la misma parte del cerebro que se usa para resolver un problema, para buscar una solución. La creatividad es diferente a la imaginación. En la imaginación usamos el hemisferio derecho del cerebro, fundamental para cualquier desafío, ya sea para crear algo nuevo como para solucionar cualquier conflicto porque aquí están las infinitas posibilidades. Pero cuando usamos la creatividad unimos esta parte con el hemisferio izquierdo del cerebro para unirlo a otras inteligencias, buscando una solución práctica y real a nuestro desafío. Por lo tanto, el proceso creativo es la unión de los dos hemisferios; de distintas inteligencias unidas para el mismo fin.

¿Y a qué llamo yo coaching creativo? En él recojo y agrupo diferentes metodologías y herramientas, como son: coaching, PNL, neuroeducación, visualización creativa, inteligencia emocional, mapas mentales, lego serious play, visual thinking, etc… En el trabajo terapéutico acompaño a la persona para alcanzar un fin y la herramienta que utilizaré dependerá de la persona o grupo de personas en el caso de un curso, taller o charla. En mi metodología, fusiono la creatividad, el arte, dibujo, diseño, con la educación, el autoconocimiento, el desarrollo personal, la inteligencia emocional, etc… En la vida se empeñan en separar las cosas, al igual que en la educación todo está separado por asignaturas cómo si no pudieran convivir una asignatura como lengua o ciencias con otra más creativa como el dibujo o la música. En realidad, en la vida todo está conectado y cada vez me resulta más difícil separarlo porque es algo antinatural, si realmente se reflexiona bien. Al haber estudiado y trabajado durante años los procesos para la realización de un producto de diseño me he dado cuenta, en las nuevas formaciones que he realizado de desarrollo personal, que son los mismos pasos, procesos que se necesitan para resolver cualquier conflicto, de ahí que fusione diferentes técnicas con el mismo fin.

Os pondré un ejemplo terapéutico en el que uniríamos la pnl, visualización creativa y coaching.

Este ejemplo pasó hace 3 años más o menos y fue con mi hijo, que debía tener aproximadamente 8 años. Asistimos a un evento todo la familia. Mi hijo, por lo movido que normalmente es, realmente estuvo bastante tranquilo hasta el final de la noche donde acabó con un enfado de grado más allá del 10, cogiendo las sillas de plástico y tirándolas al suelo y montando un numerito que casi es mejor ni recordar. Ya os podéis imaginar el enfado que tuve después yo con él. Me enfadé tanto que cuando llegamos a casa mi hijo no soportó el verme así y buscó una solución para cambiar la situación. La verdad que me sorprendí muy gratamente cuando de pronto me lo veo sentado en el sofá haciendo las respiraciones que les había enseñado hace tiempo. Al ver que buscaba una solución me tranquilicé enseguida y me senté a su lado, guiándolo en una visualización con un proceso de coaching o pnl en base a preguntas. Después de varias respiraciones profundas le indiqué que visualizará delante de él algo que representara lo sucedido. Lo que le vino fue un demonio de color rojo que estaba muy enfadado. Entonces le expliqué que queríamos cambiar lo que había sucedido para modificar las consecuencias negativas. Así que le invité a que pusiera una cortina de luz a la imagen del demonio para transformarlo. ¿Cómo se había transformado ahora la imagen? Me dijo que ahora el demonio era naranja y no estaba enfadado. Le comenté que teníamos que volver a la escena para cambiarla y tener otras consecuencias más positivas para todos. ¿Qué se le ocurría al demonio naranja para cambiarlo? Me dijo que me comentaba lo que quería y como no le hacía caso, en vez de enfadarse, se fue hablar con su padre; después hablamos los tres y encontramos una solución que nos gustó a los tres y todo acabó muy bien.

Al hacer este ejercicio, hemos cambiado la escena del pasado con esa huella negativa a nivel emocional con un nuevo recuerdo, con acciones positivas y consecuencias positivas. De esta forma cuando suceda algo parecido, cuando vuelva a sentirse de la misma forma no va a reaccionar sin control porque le hemos enviado una nueva información al cerebro, a su mente inconsciente, a través de la simbología de este ejercicio para una resolución mejor.

Pero ésta es la parte de gestión en el niño; aunque si hablamos de un niño, tiene que ver con el adulto. Una vez estuve yo también tranquila, tuve que reflexionar en todo lo sucedido y toda la enseñanza que me estaba aportando, ya que tenía que ver conmigo. Siempre pensamos que es nuestro hijo el que se porta mal, pero ¿qué hay detrás de su comportamiento? Cansancio, falta de atención, de presencia, algo que nos está haciendo de espejo en comportamientos nuestros en otras facetas; ¿a quién escuchamos cuando estamos en público: al deber, a creencias equivocadas de lo que se supone que está bien y lo que está mal o escuchamos y sentimos a nuestro hijo? ¿Qué necesita, qué nos está pidiendo? Cambiando nosotros cambian ellos.

Y este es un ejemplo de pnl y coaching creativo, pero también se puede hacer a través de dibujar, incluso con las piezas y muñecos de lego. Les hacemos realizar una contrucción sobre cómo ven y sientesn un tema, después nos lo explicarían con sus propias palabras y a continuación realizarían otra construcción solucionando el tema expuesto. Para los adultos existen muchos protocolos de pnl que nos llevan a la raíz del problema, solucionando la raíz el conflicto no se repite. Cuando hablamos de creatividad las herramientas utilizadas pueden ser infinitas.

 

Charla: proceso de coaching de 5 pasos para vivir el curso que deseas

Charla en base al libro “Coaching creativo para estudiantes”

Duración: 1,30 h. aprox.

Contenido de la charla:

– Presentación
– Definición: PNL, Coaching creativo, creatividad…
– Visualización creativa (explicación bajo la mirada de la neurociencia).
– Proceso de coaching creativo de 5 pasos para vivir el curso que deseas.
– Mapas mentales

Presentación con imágenes. (Se necesita proyector y pantalla)