¿Cómo ser feliz y sacar mejor rendimiento en los estudios? Primera parte.

En el artículo de este mes me gustaría hablaros de un taller que realicé estas pasadas navidades para adolescentes con el tema “¿Cómo ser feliz y sacar mejor rendimiento en los estudios?”.

El taller lo dividí en dos partes. En la primera parte les hablé un poco a nivel teórico de qué cosas le afectan a nuestro cerebro y qué cosas podemos hacer para tenerlo en las mejores condiciones. Siempre digo que es importante que nuestra parte emocional debe de estar bien para tener el cerebro en su mayor capacidad.

En este artículo no me voy a centrar en todo lo que les expliqué sobre el cerebro pero sí me gustaría hablar de la parte práctica que realizaron, que abarca la segunda parte del taller.

Los adolescentes tenían que definir un objetivo que desearan en relación a los estudios y lo trabajaron a través de la simbología de fotografías de muñecos de playmobil.

En este caso trabajé con estas fotografías aunque en otras ocasiones trabajo con los muñecos directamente.

Esta metodología me encanta ya que las tomas de conciencia son impresionantes y las hace la propia persona.

A los adolescentes, normalmente, cuando se les dice algo, les entra por un oído y les sale por el otro. En cambio cuando son ellos los que toman conciencia de las cosas, ahí es donde ponen acción hacia el cambio.

En el ejercicio, simplemente guío y acompaño con una metodología de PNL y coaching aplicado a los muñecos, combinado con mi propia sabiduría, para despertar la sabiduría de la persona que trabaja su tema. A través de la simbología de los muñecos trabajan los dos hemisferios cerebrales: el derecho, a través de la emoción que les produce el muñeco y su simbología; y el izquierdo, cuando lo relacionan con algo referente a su vida y al concretizar los recursos y acciones que hay que realizar para alcanzar sus objetivos.

Os comparto el ejercicio de uno de los adolescentes y sus propias conclusiones. Recuerda que las conclusiones son de ellos.

Lo primero que hicieron fue escoger un muñeco de playmobil que les representará actualmente a ellos pero con el problema o el objetivo no cumplido. A la hora de escoger recalco siempre la idea de no hacerlo de forma lógica. No hay que elegir a una chica si soy una chica o un chico si soy un chico, etc… Simplemente hay que elegir aquello que nos mueve por dentro, lo que nos llama la atención; es sentir qué muñeco es en vez de pensar qué muñeco podría ser. Y se pueden elegir uno o varios.

El caso que comparto es el de un adolescente cuyo objetivo era aprobar las asignaturas que tenía suspendidas. Eligió tres muñecos que le representaban con su objetivo no cumplido. Los muñecos eran los números 8, 68 y 71.

Las conclusiones que sacó de la figura 8 fueron las siguientes:

Le daba la sensación de que era una persona vaga. Se le veía feliz pero no se decidía fácilmente sobre lo que debía hacer. Le pedí que comentara el % de capacidad intelectual que estaba aprovechando con esa actitud y le puso un 32%.

Además, comentó que el perro también formaba parte de su elección junto con la figura. Cuando le pregunté qué representaba para él, contestó que la parte afectiva. Ahí vi claramente cómo la parte afectiva era muy importante para él y le influía en su capacidad intelectual.

Las conclusiones de la figura 68 fueron las siguientes:

Veía la figura frustrada y arrepentida. Esta figura no conseguía lo que quería. El porcentaje que puso de la capacidad de su cerebro fue de un 72%, lo que mostraba que realmente él tenía capacidades altas pero no las estaba aprovechando.

Las conclusiones de la figura 71 fueron las siguientes:

Veía la figura feliz y buscaba lo que quería. Se lo pasaba bien con lo que hacía. Su capacidad de aprovechar su intelecto era del 92%.

Fijaros que ellos mismos ponían el % tal como lo sentían. Y en esta era el 92%. La conclusión es que cuando disfrutas y te gusta lo que estudias el aprendizaje es mayor.

Después eligieron otro muñeco que les representaba a ellos pero con el objetivo ya cumplido. La idea era ver qué diferenciaba este muñeco al otro o qué recursos tenía este que no tenía el otro.

El mismo chico que eligió las figuras anteriores en esta ocasión eligió los números 17 y 40. También comentó que le habían llamado la atención las figuras 74, 75 y 76 como una sola.

Las conclusiones de la figura 17 fue la siguiente:

Esta figura veía que tenía las herramientas que necesitaba para conseguir su objetivo. Veía la figura feliz y contenta. Y algo muy curioso que comentó fue que veía que era ordenada, que tenía orden. El % de lo que estaba aprovechando su capacidad intelectual era del 94%. Aquí él mismo vio como el orden era algo muy importante para alcanzar su objetivo.

Y por último las conclusiones de la figura 40 fue la siguiente:

Veía el muñeco limpio, ordenado (otra vez comentó lo de ordenado) y dado a su trabajo. Parecía feliz y contento en lo que hacía. Y comentó la importancia del orden y tener cada cosa en su tiempo. El porcentaje de aprovechamiento de su capacidad intelectual lo puso en un 97%. Comentó como algo muy importante el orden y cada cosa en su momento. Se daba cuenta que quizá ponía demasiado tiempo en actividades fuera de los estudios y poco en los estudios. Lo importante para él era poder combinar el ocio con los estudios. No se trata de prescindir una cosa por la otra. De hecho la figura elegida expresaba claramente la parte creativa y de ocio, con ese pelo tipo pincho, combinado perfectamente con el orden, y el estudio, representado en su traje y su maletín.

Las figuras 74, 75 y 76 que le llamaron la atención, aunque las había descartado, son más importantes de lo que él pensaba ya que en su caso representan: la familia, el afecto y la acogida. Aunque creemos que esto no nos afecta, lo hace y mucho. Si esta parte está bien nuestra capacidad de aprender es muchísimo mayor.

Para mí lo más importante de estos ejercicios es que son ellos solos, simplemente con mi acompañamiento a través de preguntas, los que se dan cuenta de las cosas.

En el próximo artículo os comentaré otro ejemplo con el mismo ejercicio de otro adolescente pero con conclusiones diferentes.

María José Llorach, terapeuta de PNL y Coaching Creativo, investigadora de desarrollo personal, diseñadora gráfica, ilustradora y escritora. http://www.xunmundomejor.com.es

Enlace para más información sobre las sesiones y talleres de Coaching con muñecos de playmobil: https://xunmundomejorweb.wordpress.com/trabajo-terapeutico/coaching-con-playmobil/?preview_id=2937&preview_nonce=49c511b8fb&_thumbnail_id=-1&preview=true

También mentorías o sesiones individuales para adolescentes tanto online como presencial. Infórmate al tel. +34 660 695 194 o al email: proyectosunmundomejor@gmail.com

Coaching con playmobil

Hace poco que he descubierto esta metodología y cada vez me entusiasma más. Es una herramienta con una gran fuerza donde podemos tener tomas de conciencia muy importantes. Además es una herramienta de empoderamiento y aprendizaje muy importante que te enseña a sentir y a potenciar la intuición.

Estamos acostumbrados a que los demás nos digan cómo hay que hacer las cosas.  Los padres, profesores, psicólogos, terapeutas… y ya ni te cuento los políticos. La educación nos enseña que hay una autoridad a la que se le debe un respeto, ellos son los que saben y nosotros tenemos que obedecer. Y nos hemos acomodado a la idea de que ellos son los responsables y los que tienen que solucionar las cosas. Y es ahí donde nos equivocamos.

Como terapeuta estoy en continuo aprendizaje, con cada formación, investigación, estudio… que realizo, aprendo al mismo tiempo que evoluciono como persona. Pero también en las sesiones y cursos que realizo, el aprendizaje no va solo en una dirección. Aprendo y evoluciono constantemente a través del trabajo que realizo con ellos. Quien diga que lo sabe todo poco evolucionará en esta vida.

Está la idea equivocada, según mi sentir, que, cuando vas a un psicólogo, terapeuta, vas a que te solucionen algún problema. Pero el tema es que nadie puede solucionarte nada, eres tú el único que puede hacerlo. El terapeuta, el coach, solo te puede guiar en tu camino, encender una luz en la oscuridad, pero eres tú el que tiene que caminar. Cuando empecé en este mundo del desarrollo personal me implicaba demasiado, quería resolver el problema de los demás, quería hacer el trabajo por ellos para que dejaran de sufrir. Y no solo en mi campo laboral sino en el personal. Con mis hijos a veces he mantenido una postura de sobreprotección, volviendo a cargar sobre mis hombros una responsabilidad que no me corresponde. No se puede aprender sin el error y la equivocación; y no podemos hacer el trabajo por ellos.

El descubrir la PNL y el concepto de coaching me abrió un mundo porque me dio herramientas donde es la persona con el debido acompañamiento del coach quién toma conciencia de las cosas por sí misma. No es lo mismo decir a una persona lo que tiene que cambiar a que ella misma se de cuenta. El problema es que dentro de la emoción, dentro del problema, no se puede ver la salida. Por eso es tan eficaz usar los muñecos de playmobil porque se ven las cosas desde fuera, desde el observador y no dentro de la emoción. Además te ayuda a ver la situación desde diferentes puntos de vista y te ayuda a comprender la postura de los demás. Puedes ver y percibir la situación desde tu visión y desde la mirada del otro; y esto es muy potente. Estamos acostumbrados a tomar las decisiones desde la mente, desde lo que creemos que es correcto o no, pero eso solo es un juicio que está influenciado por la educación que hemos tenido. No hay una verdad absoluta y muchas veces lo que creemos como lo correcto no lo es. Nos olvidamos de sentir y sobre todo de sentir a los demás más allá de los juicios.

Os voy a poner un ejemplo de lo que se dio en una sesión de coaching con playmobil que realicé no hace mucho.

Era un padre que quería trabajar la relación con su hija. Habían peleas y discusiones donde el tema central, según el juicio del padre, era que ella no cogía responsabilidades. Se eligió un muñeco que le representara a él y a su hija. Antes de ir al tema en cuestión le pregunté cómo estaba su hija, como la veía, como la sentía. Lo primero que hay que saber es como está porque ninguna actitud y acción es porque sí, todo tiene un porqué o mejor dicho un para qué. El padre se dio cuenta que algo le pasaba, le faltaba algo. Entonces le dije que eligiera entre todos los muñecos el que representase eso que le faltaba. Y eligió una cebra, pues además de los muñecos también tengo animales para trabajar en las sesiones. En seguida sintió que la cebra representaba la seguridad de su hija. Lo que se vio claramente es que con ese tipo de responsabilidad impuesta desde el padre, ella necesitaba la seguridad, o sea que no la tenía como debe tenerla. Con el siguiente movimiento que hizo añadió una nueva forma de actuar donde estaba incluida la responsabilidad pero de otra forma, sin ser impuesta. Sin darse cuenta, de forma intuitiva el padre, al introducir este nuevo elemento, apartó a la cebra. Fue un movimiento totalmente inconsciente, no se dio cuenta. En el movimiento se vio claramente que, con esta nueva forma de responsabilidad, su hija se sentía más segura y por eso ya no necesitaba la cebra al lado. 

No nos damos cuenta, como padres, que las disciplinas, responsabilidades impuestas y muchas veces autoritarias no hacen bien a nuestros hijos, de hecho le hacemos más daño que otra cosa. No significa que no haya que poner límites, responsabilidades pero no obligadas ni de forma autoritaria e impuesta. Porque lo que hacemos es que nuestros hijos pierden autoestima y la autoestima es un pilar básico para la abundancia, el éxito y la felicidad en la vida.

El movimiento reflejó claramente que sí es necesario las responsabilidades pero marcadas de otra forma. Y lo mágico de las sesiones con playmobil es que, aunque el adulto piense que no, que es importante ser rígido, que tienen que cumplir a rajatabla las normas, en el movimiento que hacen representan y entienden realmente el daño que se hace y que hay otra forma de hacer las cosas. La única forma de cambiar es sentir con certeza lo que hay que hacer, independientemente de lo que tu lógica te dice. Hay una gran certeza en tu corazón y siempre te dictará que es lo correcto y lo que beneficia y lo que no. Muchas veces no se sabe cuál es la forma, pero dentro de la emoción, del enfado, de nuestro ego no conseguiremos verlo. Si nos invaden las emociones negativas nuestro cerebro se colapsa y no tiene la capacidad para encontrar la solución. Es solo cuando nos calmamos, cuando somos capaces de ser flexibles y nos armonizamos, cuando surgen las ideas, las mejores formas de actuar.

Si te interesa experimentar esta metodología infórmate de las sesiones presenciales y online que realizo en mi página web. También realizo sesiones grupales donde puedes trabajar tu tema y, además, aprender también siendo observador de los trabajos de los demás. http://www.xunmundomejor.com.es

Si te ha gustado este artículo te pueden interesar estos libros para aplicar en casa o en el aula:

El libro «Kit de Halloween» incluye un ejercicio de coaching con imágenes de playmobil. Disponible en papel y en ebook tanto en amazon como en la tienda online de x un mundo mejor. 

Enlace amazon

En papel en la tienda online

En ebook en la tienda online

«Coaching creativo para estudiantes» incluye ejercicios de coaching con lego y muchísimo más.

Enlace amazon ebook y papel en B/N

Enlace amazon en papel a color

Educando para la abundancia (en el aula y en casa)

En el artículo del mes pasado, cuando hablaba de la abundancia, lo relacionaba con la economía, con la calidad de relaciones entre todos los miembros de la familia, con el ambiente familiar, con la abundancia de buena salud física y emocional y con la calidad de educación que como padre/madre puedo aportar a mis hijos.

Así que recuerdo que la abundancia no es solo dinero. De hecho si la contemplamos solo con el dinero estamos empobreciendo su significado. La abundancia es muchos más; es calidad de vida, es disfrute, es felicidad y, por lo tanto, tiene que estar presente en la educación en nuestros hijos tanto en casa como en las aulas.

En la revista del mes pasado también mencioné como los pensamientos pueden generar abundancia y transformar nuestra realidad, al igual que la coherencia entre sentir, hablar y actuar. También hablaba de la importancia de tener nuestras emociones en armonía para que nuestro cerebro esté al 100% de su capacidad a la hora de buscar soluciones.

En las aulas y en casa es primordial la educación financiera y la educación emocional. Son dos inteligencias a sumar en cualquier profesión. No nos enseñan a vender o generar abundancia con la profesión que estudiamos, salvo que sean profesiones de economía, marketing, etc. Después de muchos años de estudio, sales a la calle con las titulaciones y es muy probable que no consigas trabajo, teniendo que conformarte con cualquier cosa, que nada tiene que ver con la profesión que estudiaste.

¿Qué hace que unos tengan éxito y otros no, teniendo incluso los mismos estudios o teniendo más? Una educación financiera nos ayudaría y tiene que estar relacionada con el autoconocimiento, desarrollo personal y la inteligencia emocional. No me cansaré de decirlo; la inteligencia emocional es algo básico para el éxito y la abundancia.

Y referente a los niños, el pilar más importante para la abundancia es su autoestima. Es esta lo que hace que las personas nos creamos que somos válidos, capaces de realizar una actividad y tomemos acciones. Sin autoestima muchas acciones que se necesitan para alcanzar el éxito ni siquiera se intentan. La autoestima también es el motor que hace que no te rindas a la primera y te da capacidades para encontrar soluciones frente a los obstáculos. El creer en uno mismo y el creer que merecemos vivir en abundancia es el ingrediente básico para conseguirla.

Desde casa y desde el aula son muchas cosas las que podemos hacer. Empezando sobre todo desde casa con la presencia, la calidad de nuestra relación con nuestros hijos, el disfrutar jugando y estando en presencia con ellos. La forma en como les hablamos como padres o profesores les puede marcar mucho, el tono y lo que se les dice. Quizá nuestra intención no es mala pero a nivel inconsciente puede quedar una huella negativa en ellos. Comentarios como: ¡Estás tonto! ¡Calabaza! ¡Eres un desastre! ¡Nunca harás nada solo! ¡Eres malo en matemáticas! Sobretodo si se repiten pueden quedar en el inconsciente como programa y, si tiene la creencia que es tonto, actuará en referencia a esa creencia. Tampoco se trata de sentirnos culpables si en un momento dado se nos ha escapado algo indebido. No sirve de nada sentirse culpable. De hecho la culpabilidad no sirve de nada salvo generar más de lo mismo. No ayudamos a nuestros hijos sintiéndonos culpables; les ayudamos cuando les pedimos perdón por la forma o actuación que hemos tenido con ellos y cuando tomamos otras acciones diferentes para solucionarlo. El orgullo en estos casos tampoco ayuda. Da igual que seamos padres o profesores, hay que reconocer las cosas. -Hoy he tenido un mal día, lo siento porque no he reaccionado de la mejor forma con vosotros.- Y a continuación tomo otra acción donde reparo, pero no me quedo atrapado en la culpa. El ejemplo es la mejor forma de educar. Nuestros hijos/alumnos tienen que saber que no pasa nada por no ser perfectos pero siempre hay algo que podemos hacer para corregir y mejorar. De hecho una clave muy importante para la autoestima y la abundancia sería una cultura frente a las equivocaciones y los obstáculos. No hay que pegarles la bronca cuando hacen algo mal o castigarles. Si les castigamos generarán más rabia pero no habrán aprendido nada. La mejor opción sería ayudarles a corregir. Motivarles a que saquen sus habilidades y a ver el valor cuando corrigen algo. No olvidemos que todo aprendizaje viene de prueba-error, prueba-error.

Sería importante, tanto en ellos como en nosotros, sobretodo en actuaciones donde hemos dañado a los demás, hacer un reset. Primero veo lo que ha pasado, aprendo de ello, pero después hago un reset. Lo borro para no sumergirme en el drama y elijo otro pensamiento, otro sentimiento y una acción nueva.

Hace poco he descubierto unas herramientas para mi profesión de terapeuta y coach creativa que son fantásticas para trabajar con todos, pero en especial con niños y adolescentes, donde ellos mismos pueden darse cuenta de las consecuencias de sus actos y cómo solucionarlo. Creando unas soluciones que nos pueden sorprender. Estas herramientas son el coaching a través del lego y playmobil. Desde que lo descubrí parezco una niña jugando con los muñecos. He recuperado todos los playmobil de mi hijo que teníamos guardados en cajas en lo alto de los armarios. Ahora agradezco no haberlos tirado. E incluso me he comprado varios modelos más representando distintas familias. Es muy interesante las tomas de conciencia que se toman a través de ellos. Y con los legos trabajo de forma simbólica la construcción de los recursos y soluciones que se necesitan para resolver un obstáculo.

Y me despido invitándote a visitar mi página web y a inscribirte en mi canal de youtube donde podrás ver vídeos con recursos gratuitos educativos y próximamente habrá una nueva sección de bioeducación (ecología, sostenibilidad, etc..) y también otra sobre educación financiera, siempre unido a una parte de desarrollo personal, inteligencia emocional y desarrollo de la creatividad.

Enlace al canal youtube

Infórmate también de los próximos talleres presenciales para padres sobre «Educando para la abundancia» en el email: proyectosunmundomejor@gmail.com.