Las dependencias

Cuando mi hija de 14 años me explica que hoy han tenido una charla sobre dependencias (tabaco, alcohol, drogas, etc…) en el instituto, sus palabras son -¡Qué aburrimiento, siempre lo mismo, esas charlas no sirven para nada! La gente que toma esas sustancias no dejarán de tomarlas por escuchar esa charla.- Yo le pregunto qué han explicado y siempre suele decirme más o menos lo mismo. Son charlas donde se suelen enfocar en las consecuencias, que es malo para la salud, cómo te puede perjudicar y poco más. Según quién sea el ponente y la habilidad que tenga al hablar y, si viene acompañado con material gráfico o historias reales fuertes, puede ser más impactante o menos. Pero esto no es suficiente. Si realmente queremos hacer impacto en los adolescentes y jóvenes para que no se planteen el consumir estas sustancias hay que dar un paso más. Hay que explicarles el para qué de verdad toman esas sustancias, el origen, que siempre es emocional. Y aquí las emociones vuelven a ser importantes; la inteligencia emocional.

Hay que comprender algo muy importante: el que ellos consuman estas sustancias o no depende muchas veces de su programación inconsciente. Creemos que es una decisión consciente; la persona es quién decide o no consumir. Pero hay una parte que tiene más fuerza que es la inconsciente.

Primero que nada hay que comprender que nadie que se quiera realmente, que tenga la autoestima alta, consumiría algo que le pueda dañar. Claro que en esto de la autoestima todos más o menos flaqueamos, pero cuanto menos te quieras menos te vas a preocupar por tu bienestar.

Pero lo más importante la dependencia sea cual sea y hablamos también de las dependencias alimentarias, sexuales, afectivas, etc…, todas sin excepción vienen a satisfacer una necesidad. Es el medicamento para anestesiar una herida emocional.

Cuando eres joven empiezas a tener contacto con la sustancia creyendo que así eres más guay, a veces por querer ir en contra de las normas, por tener nuevas experiencias, a veces por formar parte de un grupo, para no ser apartado, porque todos lo hacen, para encajar; si hablarmos del alcohol para perder la vergüenza, si hablamos de droga ya sería una necesidad muy fuerte de escapar de tu realidad, etc… Y se hace pensando que no va a tener ninguna consecuencia hasta que años más tarde muchos cogen dependencia a esa sustancia sin poder prescindir de ella. Una dependencia que les encarcela y, que en algunos casos, les puede ocasionar muchos problemas, incluso la muerte.

Cada sustancia en la que se es dependiente tiene un equivalente de falta emocional. Cuanto mayor es la falta emocional más fuerte es la dependencia y más peligrosa es la sustancia para nuestra vida y salud. También es diferente el significado según el tipo de dependencia.

Voy hablar del tabaco. La persona que empieza a fumar y la que ya es dependiente del tabaco puede tener diferentes programaciones inconscientes. Una que me llama mucho la atención es la necesidad de sentirse libre, tener su espacio propio. Suelen ser adolescentes o jóvenes con la necesidad de sentirse libres, ya sea por tener padres con muchas normas o ser muy autoritarios o adolescentes con estructuras rebeldes con la necesidad de romper reglas, de ser ellos mismos. La rebeldía no es un problema; de hecho es una virtud, pero cuando usas su energía para algo que te beneficia o beneficia a los demás. Porque, ¿qué hay de rebeldía en algo que te encarcela? Cualquier dependencia te hace esclavo a esa sustancia y además, en este caso, puede dañar tu salud, incluso matarte. En realidad están perdiendo toda esa libertad que tanto necesitan. La rebeldía buena es cuando de forma correcta e inteligente usas su energía para decir que no frente a los abusos hacia a ti y hacía los demás. También cuando aprovechas su fuerza para alcanzar metas o sueños alineados a lo que tú eres en esencia. Los fumadores también de forma inconsciente buscan una familia (entre otros fumadores), un recogimiento (formar parte de un grupo). Y en algunos casos hay una relación con el miedo a la muerte aunque parezca ilógico porque precisamente con esta dependencia te puedes acercar más a ella.

Pueden ser muy variados las raíces emocionales de esa dependencia y para ello voy a explicar dos casos prácticos donde se vió dónde estaba su origen y qué venía a satisfacer esta dependencia.

El primer caso es de un hombre que llevaba 20 años con esta adicción habiendo probado de todo para poder quitársela. Se realizó un protocolo de PNL para ir en la línea del tiempo al momento activador y al momento programante, que es el origen de su adicción. Es diferente el momento que activó la adicción y el momento programante, que es en realidad el motivo o la raíz de la adicción. El activador es un suceso en nuestra vida que hizo que se generara o empezara la adicción y el programante es otro momento, que puede ser de nuestra vida o de la vida de nuestros padres, abuelos o incluso bisabuelos, que no se solucionó algo emocionalmente y hemos heredado de forma inconsciente. La dependencia viene a solucionar, sanar eso. La ciencia ya está empezando a demostrar la idea que no solo heredamos enfermedades sino que podemos heredar también, en nuestro ADN, conflictos emocionales no resueltos en algún miembro de nuestro árbol genealógico. En este caso el hombre empezó a fumar a los 14 años, pero lo que se pudo descubrir con este protocolo es que su padre se quedó sin padre a los 14 años y una de las últimas cosas que compartieron en sus últimos momentos de vida fue que le pidió un cigarro y su hijo (el padre de la persona dependiente) se lo dió, como muestra de regalo o última voluntad. Aquí se generó el programante inconsciente con un momento no resuelto a nivel emocional, por la pérdida de su padre, que heredó después su hijo a nivel inconsciente. El paciente, cuando pudo revivir y comprender esto, fue como quitarse un gran peso de encima y una sensación de paz enorme le invadió. Siempre le había acompañado una sensación de tristeza que no acababa de entender, pero esa tristeza no era de él sino de su padre. (Este caso se vió en el curso que realicé de PNL3 dependencias, de la mano del terapeuta Jean Guillaume, de la escuela “Le passag-ge”.

Y a continuación os relato otro caso donde yo acompañé también con el mismo protocolo de PNL a una mujer que, aunque no era exagerado la cantidad de cigarros que fumaba, si había una dependencia que no podía quitarse y, lo que me llamó la atención, es que ni siquiera le gustaba el sabor del tabaco incluso a veces tenía que comer un caramelo o una juanola para después coger el cigarrillo. Lo primero que hicimos es tomar conciencia de lo que venía a satisfacer el cigarro. Tomó conciencia que el cigarro era SU AGARRE en momentos de ansiedad y también le hacía compañía. En el ejercicio de la línea del tiempo nos dimos cuenta como el cigarro había estado presente en muchos momentos de su vida en celebraciones y ligados a su padre. Su padre había muerto cuando ella tenía 25 años y tenían un vínculo muy importante. Por lo que su ausencia había dejado un vacío en ella que de alguna forma quería llenar con el cigarro. El momento programante fue cuando era pequeña en una celebración donde su padre fumó y bebió demasiado. Después de la fiesta su padre se encontró muy mal y la vivencia de ella, de la niña fue de un miedo inmenso ya que SU AGARRE (su padre) se desvanecía, ya no lo tenía y no sabía donde agarrarse. Sanamos ese momento donde le dimos a la niña otro agarre en este caso ella mima como adulta dándole lo que necesitaba, ese agarre. Y lo que ocurrió es que visualizó esa escena diferente, es como darle nueva información a nuestra mente inconsciente y lo volvió a revivir sin ese miedo. Al volver a revivir también de nuevo todos los momentos donde el cigarro había formado parte de su vida como algo normal, incluso relacionado con las fiestas ella ya no lo veía igual. No le parecía normal que tuvieran que vivir las fiestas fumando y con la sensación de no necesitar ni querer el cigarro.

Son experiencias muy hermosas porque las personas se dan cuenta que es lo que los atrapa a nivel emocional a esa dependencia produciéndose una sensación de paz interior muy grande.

Enlace para información de la charla sobre dependencias para adolescentes y jóvenes: Enlace

Educando para la abundancia (en el aula y en casa)

En el artículo del mes pasado, cuando hablaba de la abundancia, lo relacionaba con la economía, con la calidad de relaciones entre todos los miembros de la familia, con el ambiente familiar, con la abundancia de buena salud física y emocional y con la calidad de educación que como padre/madre puedo aportar a mis hijos.

Así que recuerdo que la abundancia no es solo dinero. De hecho si la contemplamos solo con el dinero estamos empobreciendo su significado. La abundancia es muchos más; es calidad de vida, es disfrute, es felicidad y, por lo tanto, tiene que estar presente en la educación en nuestros hijos tanto en casa como en las aulas.

En la revista del mes pasado también mencioné como los pensamientos pueden generar abundancia y transformar nuestra realidad, al igual que la coherencia entre sentir, hablar y actuar. También hablaba de la importancia de tener nuestras emociones en armonía para que nuestro cerebro esté al 100% de su capacidad a la hora de buscar soluciones.

En las aulas y en casa es primordial la educación financiera y la educación emocional. Son dos inteligencias a sumar en cualquier profesión. No nos enseñan a vender o generar abundancia con la profesión que estudiamos, salvo que sean profesiones de economía, marketing, etc. Después de muchos años de estudio, sales a la calle con las titulaciones y es muy probable que no consigas trabajo, teniendo que conformarte con cualquier cosa, que nada tiene que ver con la profesión que estudiaste.

¿Qué hace que unos tengan éxito y otros no, teniendo incluso los mismos estudios o teniendo más? Una educación financiera nos ayudaría y tiene que estar relacionada con el autoconocimiento, desarrollo personal y la inteligencia emocional. No me cansaré de decirlo; la inteligencia emocional es algo básico para el éxito y la abundancia.

Y referente a los niños, el pilar más importante para la abundancia es su autoestima. Es esta lo que hace que las personas nos creamos que somos válidos, capaces de realizar una actividad y tomemos acciones. Sin autoestima muchas acciones que se necesitan para alcanzar el éxito ni siquiera se intentan. La autoestima también es el motor que hace que no te rindas a la primera y te da capacidades para encontrar soluciones frente a los obstáculos. El creer en uno mismo y el creer que merecemos vivir en abundancia es el ingrediente básico para conseguirla.

Desde casa y desde el aula son muchas cosas las que podemos hacer. Empezando sobre todo desde casa con la presencia, la calidad de nuestra relación con nuestros hijos, el disfrutar jugando y estando en presencia con ellos. La forma en como les hablamos como padres o profesores les puede marcar mucho, el tono y lo que se les dice. Quizá nuestra intención no es mala pero a nivel inconsciente puede quedar una huella negativa en ellos. Comentarios como: ¡Estás tonto! ¡Calabaza! ¡Eres un desastre! ¡Nunca harás nada solo! ¡Eres malo en matemáticas! Sobretodo si se repiten pueden quedar en el inconsciente como programa y, si tiene la creencia que es tonto, actuará en referencia a esa creencia. Tampoco se trata de sentirnos culpables si en un momento dado se nos ha escapado algo indebido. No sirve de nada sentirse culpable. De hecho la culpabilidad no sirve de nada salvo generar más de lo mismo. No ayudamos a nuestros hijos sintiéndonos culpables; les ayudamos cuando les pedimos perdón por la forma o actuación que hemos tenido con ellos y cuando tomamos otras acciones diferentes para solucionarlo. El orgullo en estos casos tampoco ayuda. Da igual que seamos padres o profesores, hay que reconocer las cosas. -Hoy he tenido un mal día, lo siento porque no he reaccionado de la mejor forma con vosotros.- Y a continuación tomo otra acción donde reparo, pero no me quedo atrapado en la culpa. El ejemplo es la mejor forma de educar. Nuestros hijos/alumnos tienen que saber que no pasa nada por no ser perfectos pero siempre hay algo que podemos hacer para corregir y mejorar. De hecho una clave muy importante para la autoestima y la abundancia sería una cultura frente a las equivocaciones y los obstáculos. No hay que pegarles la bronca cuando hacen algo mal o castigarles. Si les castigamos generarán más rabia pero no habrán aprendido nada. La mejor opción sería ayudarles a corregir. Motivarles a que saquen sus habilidades y a ver el valor cuando corrigen algo. No olvidemos que todo aprendizaje viene de prueba-error, prueba-error.

Sería importante, tanto en ellos como en nosotros, sobretodo en actuaciones donde hemos dañado a los demás, hacer un reset. Primero veo lo que ha pasado, aprendo de ello, pero después hago un reset. Lo borro para no sumergirme en el drama y elijo otro pensamiento, otro sentimiento y una acción nueva.

Hace poco he descubierto unas herramientas para mi profesión de terapeuta y coach creativa que son fantásticas para trabajar con todos, pero en especial con niños y adolescentes, donde ellos mismos pueden darse cuenta de las consecuencias de sus actos y cómo solucionarlo. Creando unas soluciones que nos pueden sorprender. Estas herramientas son el coaching a través del lego y playmobil. Desde que lo descubrí parezco una niña jugando con los muñecos. He recuperado todos los playmobil de mi hijo que teníamos guardados en cajas en lo alto de los armarios. Ahora agradezco no haberlos tirado. E incluso me he comprado varios modelos más representando distintas familias. Es muy interesante las tomas de conciencia que se toman a través de ellos. Y con los legos trabajo de forma simbólica la construcción de los recursos y soluciones que se necesitan para resolver un obstáculo.

Y me despido invitándote a visitar mi página web y a inscribirte en mi canal de youtube donde podrás ver vídeos con recursos gratuitos educativos y próximamente habrá una nueva sección de bioeducación (ecología, sostenibilidad, etc..) y también otra sobre educación financiera, siempre unido a una parte de desarrollo personal, inteligencia emocional y desarrollo de la creatividad.

Enlace al canal youtube

Infórmate también de los próximos talleres presenciales para padres sobre “Educando para la abundancia” en el email: proyectosunmundomejor@gmail.com.

La magia de los obstáculos

La navidad se va terminando y estrenamos otro año con la esperanza de nuevos sucesos en nuestra vida, con el deseo de dejar atrás lo que no nos ha gustado.

Estas vacaciones son un tiempo mágico de ilusión, de estar en familia y regalos.

Tengo que admitir que la navidad me encanta, me conecta con mi niña interior, aquella que creía en la magia y pensaba que el amor lo transformaba todo, y cuando digo todo es todo literalmente.

Esa niña que era fue creciendo y hubo un tiempo que esa creencia desapareció. Creo que algo en mí se rompió en el momento que me dijeron quiénes eran realmente los reyes magos y después los problemas de la vida ayudaron un poco más.

Yo había sido ese tipo de niña que defendía la magia con arco, flecha y espada. Pero la vida ha hecho que regrese a ella. Mi búsqueda de soluciones y el entender un poco más la vida, mis formaciones, mis investigaciones y mi propia experiencia, me han llevado de vuelta a las creencias que tenía de pequeña: el amor lo transforma todo. A veces cuesta creerlo pero sé que es así.

Es fácil sentir amor cuando las cosas son fáciles y nos pasan cosas buenas. Pero, ¿qué ocurre cuándo todo está al revés, nos hacen daño, vienen los problemas y los obstáculos?

Os puedo asegurar que yo soy la primera que siempre me he rebelado frente a los obstáculos, los problemas, el sufrimiento… Nunca lo he aceptado y siempre he pensado que la vida no podía ser esto; la vida tenía que ser algo más.

Y en mi camino de autoconocimiento y desarrollo personal me di cuenta que mi error era no aceptar, que es diferente a resignarse. Resignarse es saber que no hay más, que la vida tiene esos obstáculos y no se puede hacer nada, pero aceptar significa que ese obstáculo tiene un sentido y no viene exclusivamente para hacernos sufrir.

Así que en este artículo me gustaría regalaros la conciencia de la magia tras los obstáculos y lo que yo he aprendido sobre ellos.

Empezamos un nuevo año, y creer que este año será perfecto y que no habrá ningún problema, ningún obstáculo, es totalmente una fantasía, no es real. Pero ¿y si nos hacemos amigos de los obstáculos?. ¿Y si cambiamos nuestra percepción de ellos y nos damos cuenta que en realidad vienen a ser nuestro trampolín hacia nuestros sueños y nuestras metas?

Siempre que voy hacer una formación o escucho una conferencia me gusta saber la historia personal de esa persona. Es ahí donde aprendo más, de su experiencia personal de qué ha tenido que pasar para llegar a donde está. Me encanta también investigar sobre el proceso que han pasado ciertas personas a las que admiro por sus logros profesionales y humanos. Hasta el día de hoy no he encontrado ninguna historia donde su camino ha sido un camino de rosas. Y algo que me ha sorprendido enormemente: cuanto más éxito ha conseguido una persona, a más calamidades y problemas ha tenido que hacer frente. De alguna forma esos problemas son los que les han hecho adquirir recursos que, sin éstos, no hubieran podido conseguir nunca un éxito tan grande a nivel profesional además de convertirles en una persona más humana.

Los problemas, los obstáculos, vienen para evolucionar, no vienen para hacernos sufrir e impedirnos nuestros sueños, ni siquiera vienen para que los superemos y nos quedemos como antes; siempre vienen para mejorar, para estar mejor que antes, para evolucionar. Y cuanto más grande es tu sueño más grande podría presentarse tu obstáculo. No puede aparecer un problema en tu vida si no tienes la capacidad de trascenderlo, es imposible. La duración de éste dependerá de tu capacidad de aceptarlo, no resignarse y de contestar estas preguntas: ¿Qué me quiere enseñar, para qué está este obstáculo en mi vida?

Desde mi visión de la vida dentro de la educación, dentro del sistema educativo, los obstáculos deberían ser como asignatura obligatoria; aprender a equivocarse, aprender de las equivocaciones, aprender qué nos quieren enseñar, encontrar recursos para trascender los obstáculos.

Y para ilustrar este tema me gustaría explicar una historia real que justo esta semana escuché en un conferencia que me hizo emocionar y comprender la gran capacidad que tenemos de transformar las cosas, el poder que tiene nuestra mente y la fuerza que podemos llegar a tener si tenemos determinación y fe en nosotros mismos.

Esta historia es la de un niño de 8 años que asistía todos los días a una escuela rural. Tenía asignada la tarea de encender una vieja estufa que había en el aula antes de empezar la clase. Había realizado esta tarea durante un tiempo, pero un día encontraron el colegio en llamas y, con horror, se dieron cuenta que el niño estaba dentro. Lo sacaron como pudieron y lo llevaron inmediatamente al hospital más cercano. Tenía más de medio cuerpo casi totalmente quemado, sobretodo de cintura para abajo. Los médicos le dijeron a su madre que no creían que sobreviviera. Su madre se agarraba a su fe y no paraba de rezar. El niño sobrevivió pero les dijeron a los padres que nunca iba a caminar. Cuando el niño salió del hospital le dijo a su madre que caminaría. Ésta, aunque quería creerlo, le dijo que los médicos habían dicho que nunca caminaría. El niño le respondió que los médicos sólo habían visto sus piernas, pero no sabían lo que su corazón le estaba diciendo. Y él iba a caminar. Pasaron muchos días donde Glenn, el pequeño niño, se intentaba levantar, se caía y como podía se apoyaba en algún sitio; volvía a intentar levantarse y volvía a caerse. Su madre tenía que recogerlo una y otra vez. Así pasó mucho tiempo hasta que un día pudo sostenerse y dar un paso, otro día dio dos pasos y otro día dio tres pasos. Su madre estaba muy emocionada; su hijo iba a caminar. Pero éste le dijo que no sólo iba a caminar, sino que iba a correr. Y corrió tanto que, en 1934, Glenn Cunningham rompió el récord de velocidad convirtiéndose en el hombre más rápido del mundo.

Nunca hubiera alcanzado este récord si no le hubiera pasado lo que le pasó. Porque el suceso trágico que vivió le equipó de un recurso mental y emocional que, años más tarde, fueron las claves para su récord. La determinación y la fe en sí mismo fueron claves para su éxito.

Siendo ya adulta y madre, cuando mis hijos ya tenían cierta edad les dije que la historia de papá noel y los reyes magos se creó en cierta medida para repartir alegría e ilusión entre los niños, pero la verdadera magia es el espíritu y acciones de amor que envuelve estas fechas y que existe una magia real y que es tangible; aquella en la que construimos nuestra realidad con la coherencia de nuestros pensamientos, nuestras emociones y nuestras acciones. En esta coherencia está el verdadero amor y es cuando la magia aparece de una forma que sorprende y a la que podríamos llamar incluso milagro.

La raíz emocional del bullying

En este artículo os comparto una parte del contenido de mi último libro publicado “Coaching creativo para adolescentes”. Guía para crear el curso que deseas vivir donde hablo sobre el bullying.

Ahí va el texto:

Mientras dentro del bullying hablemos de buenos y malos no solucionaremos el problema. Sé que es difícil para alguien que lo padece como víctima. Puede resultar duro oír esto. Pero si realmente se quiere salir de ahí hay que comprender que la raíz emocional del acosador y de la víctima es la misma. Hay una falta emocional muy grande y los motivos pueden ser varios. Solo que aquí para sobrevivir cada uno ha cogido un papel diferente, pero las dos conductas son la misma: sobrevivencia. Y aquí me dirás que para sobrevivir yo no necesito que me golpeen o me traten mal. Déjame explicarte un poco más.

Para empezar, los adolescentes con comportamientos agresivos, y recuerdo que no hay personas agresivas sino que son sus comportamientos agresivos, no ellos en esencia, pueden tener esas acciones de forma consciente o inconsciente.

Los que tienen esas reacciones conscientes, sus actos para ellos son correctos; según sus creencias es la forma de defenderse frente al mundo, no han conocido otra forma de actuar y es la forma en como su autoestima puede elevarse y no sentirse por los suelos, porque no hay que engañarse. Alguien feliz y con la autoestima alta nunca agrediría a nadie; es imposible. Además, es posible que hayan sido educados o envueltos en un ambiente agresivo. Es la única forma que conocen de estar en el mundo. Por supuesto siempre hay distintos grados. Estos comportamientos son los más difíciles de solucionar porque si el adolescente cree que lo está haciendo bien difícilmente podrá cambiar.

Después estarían los adolescentes con reacciones violentas involuntarias (y aquí podrían entrar incluso los catalogados con tdah). Son adolescentes que tienen reacciones agresivas pero cuando su enfado desaparece se suelen arrepentir de sus acciones. En estos casos frente a lo que esté pasando está actuando la mente inconsciente con sus registros emocionales. Esto significa que pueden haber memorias, de las que quizá ni se acuerden, donde eso que les está pasando en el presente, esa emoción que sienten es la misma donde tienen registrados situaciones pasadas no resueltas y ese suceso está activando esa memoria reaccionando de una forma exagerada.

Los nuevos descubrimientos de la ciencia hablan que estas memorias emocionales podemos heredarlas también de antepasados nuestros, lo que quiere decir que en nuestro ADN no solo heredamos enfermedades sino bloqueos emocionales. Esto tiene también solución aunque, si es algo muy profundo, necesitaremos la ayuda de un profesional.

A veces, no es tanto la memoria pasada sino la acumulación de emociones negativas que estamos viviendo en el presente. Cuando a nivel emocional no estamos cubiertos, no expresamos nuestras emociones, con un exceso de estrés y unido a estar viviendo una realidad que no es coherente a nuestra estructura emocional ni a nuestra forma de ser, se producen estas reacciones. Y esto en mayor o menor grado nos sucede a todos, y no solo a los adolescentes.

Me gustaría hablarte de una historia que me contó una chica de unos 15 años; que durante varios años estuvo padeciendo acoso escolar principalmente de un niño. Al cabo de un tiempo este niño se convirtió en su mejor amigo. El niño se burlaba de ella tratándola muy mal. Su comportamiento no se dirigió únicamente a ella sino también a otros niños aunque con ella fue más fuerte. Llegando a quedarse sin amigos. El niño comprendió que no podía continuar con esa actitud, que no estaba haciendo las cosas bien. Y, en una celebración, ante todo el mundo, se subió al escenario pidiéndole perdón a la chica.

A partir de entonces se hicieron amigos y reconoció que su conducta se debía a su estado emocional; los problemas con sus padres le estaban afectando. Mi deseo es que todas las historias semejantes tuvieran este final. Los problemas nos pueden dar una oportunidad para evolucionar y ser mejores.

Y ahora voy hablar del adolescente etiquetado como víctima quién padece esas agresiones físicas o emocionales.

Hay que comprender que hay un programa dentro del adolescente que está creando estas situaciones y mientras no cambie este programa, puede cambiar de instituto o de ciudad, pero volverá a repetir lo mismo, a no ser que algo dentro de él haya cambiado. Al igual que el acosador, hay una falta emocional importante de la que se puede ser consciente o no.

En algunas ocasiones, es la única forma donde el adolescente es visto, se le presta atención. Por supuesto esto es totalmente inconsciente; la persona no se da cuenta de esta necesidad de atención.

Otras veces es por una sensibilidad muy elevada donde tendríamos que ver su raíz y trabajarla.

Al igual que el agresor, su autoestima no es muy alta, lo que le hace presa fácil para el agresor. Si la persona tuviese la autoestima alta para empezar no le afectaría, le sería indiferente y el agresor perdería su interés en él. Además sus emociones no le afectarían, no sería presa de sus propias emociones lo que haría que a nivel cerebral sus conexiones funcionaran mejor para buscar soluciones y ayudas frente a ese ataque.

Mi intención con este texto es que se entienda que para solucionar las cosas siempre hay que ir a la raíz emocional y solucionarlo desde ahí. Y que se entienda que bajo toda situación da igual que estés en el papel de víctima o agresor hay una necesidad base que no está cubierta.

Curso ¡¡Adelante!! para adolescentes y jóvenes: Más información en este enlace: Enlace

Si te interesa una sesión de PNL y coaching creativo (También la opción de coaching con playmobil) ya sea presencial o online (zoom) llama al tel. 660 695 194

Enlaces para comprar el libro “Coaching creativo para estudiantes” Guía para crear el curso que deseas vivir.

Amazon a todo color en papel y ebook: Enlace

Amazon interior en b/n: Enlace

Si lo quieres a través de la tiendaonline de x un mundo mejor:

A todo color: Enlace

Interior en B/N: Enlace

En ebook (pdf): Enlace

También se realizarán charlas y cursos para profesores, padres, adolescentes y jóvenes en base al libro.

Puedes pedir información a través del email: proyectosunmundomejor@gmail.com web: http://www.xunmundomejor.com.es

Educación, el uso real práctico de los mapas mentales.

En marzo del 2019 escribí un artículo en esta revista “El Fortí” sobre mapas mentales y, en mi web, en la categoría blog, también está por si queréis volver a leerlo. Ahí os explico ¿qué son los mapas mentales?, su uso en la educación y sus numerosas ventajas. Y no me cansaré de comentar la importancia de incorporarlo al campo educativo, ya que puede hacer el camino más fácil y gratificante, tanto para el profesor como para el alumno. Sin olvidar sus distintas e infinitas aplicaciones.

Me gustaría volver a hablaros de esta herramienta, ampliando el tema y su uso real práctico. Me centraré en el campo educativo y la importancia de su aplicación.

Si un profesor es vocacional, ama su trabajo, enseñar, y realmente quiere dejar una huella positiva en sus alumnos y quiere que lo que está enseñando tenga una comprensión y memorización a largo plazo en ellos, tiene que poner los valores, las emociones en su aula, además de herramientas novedosas, innovadoras, creativas y visuales.

Lo primero que tiene que hacer el profesor es llamar la atención de sus alumnos y de ahí hacer cosas diferentes y que resulten atractivas. Su tono de voz, la pasión y la forma en cómo vive el temario que esté explicando será algo también muy importante. Y todo lo que acompañe de forma visual atraerá más la atención del alumno y también favorecerá su comprensión.

En el artículo anterior sobre los mapas y en muchas charlas he comentado, muchas veces, que no hay un cerebro idéntico en el mundo y que cada uno tiene una forma diferente de aprender, por eso el grado de memorización a largo plazo dependerá en gran medida en que, como profesor, el mismo contenido se pueda trabajar a través de distintas formas: auditiva, visual y kinestésica (este último a través del movimiento, con ejercicios prácticos, investigación propia, etc…). A través de los mapas mentales unimos conexiones entre los dos hemisferios: el izquierdo, el racional y lógico a través de las palabras; y el hemisferio derecho, las emociones, lo simbólico y la imaginación a través de los dibujos. Esta combinación la hace perfecta para una mejor comprensión y memorización a más largo plazo. Y aún le sumaremos más eficacia si introducimos la parte emocional.

Los mapas mentales en la enseñanza se pueden usar de muy diferentes formas; y aquí también añadiría el visual thinking como una variante de los mapas (que son conceptos plasmados a través de imágenes y algunas palabras sin la estructura como los mapas en ramas de un centro hacia afuera). El que el profesor explique el temario a través de mapas o imágenes ayuda mucho a la comprensión; también es muy interesante que el alumno realice los mapas ya que, de esta forma, le ayuda en su memorización, pero no podrá realizar el mapa mental sino entiende el temario. En esto hay que ir con cuidado. Primero necesita comprender el temario para después traducirlo en forma de mapa mental. También es la forma de saber si lo entiende o no. Si comprende el temario y después realiza el mapa la memorización ya está totalmente asegurada. Y os voy a explicar como uso los mapas con mi hijo. Tiene 12 años, se le dan muy bien las matemáticas pero lo de memorizar no le gusta mucho. Le estoy enseñando a realizar mapas mentales para que le resulte más fácil y sobre todo más divertido. Como a él, a muchos niños y adolescentes solo de ver la cantidad de páginas y textos que tienen que memorizar ya se ponen malos, les cuesta más ponerse porque se hacen ellos mismos montañas, cortan conexiones en su cerebro porque piensan que es mucho, que no podrán memorizar tanto, que tendrán que estudiar millones de horas. Cuando yo le traduzco varias páginas a través de dibujos o un mapa mental, mi hijo me dice: – Ya está ¿todo ese contenido es solo eso? – La cara se le ilumina y ve una puerta de luz. Al mismo tiempo, al relajarse y ver que todo puede ser más fácil, sus emociones no interfieren en las conexiones neuronales, lo que hace que su intelecto funcione mejor y le facilita mucho más el estudio. El otro día le estaba preguntando para un examen, me dio la contestación y me dijo con una gran sonrisa todo emocionado: – Me acuerdo por el dibujo. – Había memorizado solo el dibujo y al hacerlo sabía toda la contestación.

También hay que tener en cuenta que no hay que hacer las cosas a rajatabla. No todo es necesario hacerlo a través de mapas mentales. Hay cosas que son datos y no podemos pasarlo a mapas o imágenes. Quizá esas cosas hay que memorizarlo directamente sobre el libro y después ir viendo qué cosas sí que interesa con los mapas mentales para estudiar y que cosas ya son muy visuales en el libro y no es necesario, o me conviene más ver un vídeo por youtube.

Mi hija por ejemplo, he comprobado, que es muy auditiva. Y lee en voz alta porque se le queda más y para estudiar a veces se graba audios y después los escucha. Cada uno irá sintiendo y viendo cuál es la mejor forma para él. Lo que no cabe duda es que todo lo visual va a entrar mejor.

En la educación se empeñan en separar todo, las asignaturas, uno de letras no puede coger la rama de ciencias y tampoco la de arte. Pero en la vida está todo fusionado y en cualquier asignatura como profesor, a través de tu creatividad puedes hacerlo.

Añade la motivación en tus clases, las emociones. ¿Qué le interesa a tus alumnos, cuáles son sus gustos, qué necesitan? Cúbreles sus necesidades emocionales combinando con el temario, añade los valores, hazlo visual a través de mapas mentales o visual thinking junto a un ejercicio práctico o de autoinvestigación, y trabaja su diálogo interior para que éste vaya en favor a rus metas; y con todo esto tienes el cóctel del éxito: atención, memorización a largo plazo, una educación llena de valores y, lo más importante, disfrutar con tu labor y que ellos también disfruten.

Si a alguien le interesa, en mi web tengo cursos presenciales y online; desde ¿Cómo poner la motivación en los estudios?, cursos de mapas mentales para adolescentes, creativos, profesores y también para aplicarlos en la organización y diseño de tu proyecto o negocio. En algunos cursos también he añadido a la formación el coaching creativo. Muchas de las cosas que nos impiden ese cambio, tanto en el aula como en cualquier proyecto o negocio, son nuestras creencias o bloqueos emocionales que pueden ser conscientes o inconscientes, por eso el acompañarlo con coaching o pnl puede ser lo que marque la diferencia y el éxito en lo que quieres conseguir y en cómo se quiere vivirlo. Visita mi web e infórmate.

Enlace para más información del curso presencial mapas mentales + coaching creativo: Enlace

Enlace para los cursos online: Enlace

Enlace para el curso presencial en grupo de coaching con playmobil: Enlace

La motivación en nuestros hijos/alumnos referente a los estudios

Este mes os voy a hablar de un tema que creo que como padres nos suele preocupar y que a los profesores también les afecta:la motivación en nuestros hijos/alumnos referente a los estudios”. La motivación es la clave para alcanzar cualquier objetivo. Sin motivación no hay movimiento, no hay acción y no hay resultado. Claro que se puede generar por imposición, por miedo (castigos…) o por motivación real interior. Esta última es la que realmente genera emociones positivas, lo que contribuye también a una armonización en las conexiones neuronales y un mejor funcionamiento en nuestro cerebro, equivalente a mayor capacidad intelectual. Al día de hoy todavía existe un enorme desconocimiento de cómo las emociones y el estrés afecta negativamente en el funcionamiento del cerebro, tanto a nivel intelectual como de salud. No hay que olvidar que el cerebro es quién envía la información y las órdenes a todos los órganos del cuerpo. Referente a la motivación os comparto un par de historias para entender cómo podemos ayudar a potenciarla en nuestros hijos o alumnos. Hace un par de años realicé una charla donde explicaba a nivel de neurociencia qué cosas ayudan al mejor rendimiento intelectual entendiendo cómo funciona nuestro cerebro, tips que nos pueden ayudar y cómo las emociones afectan tanto de forma positiva como negativa en este aspecto. Al acabar la charla una madre se me acercó y me dijo: -Después de escuchar tu charla por fin he entendido qué le pasó a mi hija con los estudios. Nunca había sacado buenas notas, incluso creo recordar que dijo que solía suspender alguna. Pero todo esto cambió cuando un año le pusieron una profesora nueva. La madre se dio cuenta que esta nueva profesora le ponía puntos de más. Al darse cuenta la madre fue a hablar con ella, pues no le parecía correcto. La profesora no consiguió hacerle comprender lo que estaba intentando hacer con su hija. Y así se quedó la cosa. La cuestión es que la profesora motivó tanto a la niña que al año siguiente tuvo otra tutora y la niña siguió sacando buenas notas y ya nadie le regalaba nada. Todo esto sucedió porque aquella nueva profesora realmente creía en las capacidades de la niña. La consecuencia es que se encendió algo en la niña que no estaba dispuesta a apagar. Ahora sabía cómo era sentir que tenía buenas notas, que tenía capacidades, que podía… Y cuando sabes eso ya no quieres volver a lo otro. Otro caso es el que recientemente me surgió en una sesión de coaching con playmobil. Era el caso de una madre preocupada y estresada por el poco interés, que según su opinión, mostraba su hijo en los estudios. Antes de la sesión con los playmobil, la madre había sido consciente de la importancia y urgencia de bajar su autoexigencia y sobreprotección en el hijo ya que estaba teniendo secuelas en su relación con él. El chico tenía valores hermosos en su corazón, pero con un comportamiento que ocasionaba muchas disputas en casa. A veces solo nos fijamos en las acciones de nuestros hijos, si nos obedecen o no a la primera, cómo contestan, pero no nos fijamos en cómo se sienten, qué les pasa realmente en su interior. En el movimiento de playmobil pusimos una figura para representar el chico, otra figura para la motivación y otra para representar el éxito (en los estudios) y el bienestar en la misma figura.

Lo que se vio es que el éxito y bienestar estaban un poco alejados de él y detrás. El éxito lo miraba a él, pero él no. Y la motivación estaba cerca, casi al alcance pero no se miraban tampoco. Introducimos una nueva figura que representara lo que está obstaculizando la motivación y era un león. En seguida la madre sintió que el león representaba una gran tristeza. La nueva figura que utilizamos para el recurso para salir de ahí fue un muñeco con un brazalete blanco y otro negro, representaba la dualidad y el amor hacia las cosas buenas y las cosas malas.

Nuestros hijos tienen que saber que son perfectos y amados tanto si sacan buenas notas como si no es así, que son y serán amados siempre. Eso no quiere decir que haya que aceptar todas las acciones, las acciones siempre se pueden modificar y siempre hay una mejor forma de hacerles comprender qué acciones les pueden beneficiar más y cuáles menos. Bajo la actitud desafiante y aparentemente con falta de motivación en los estudios del chico había una gran tristeza, crítica tanto interior suya como de sus padres hacia él. Solo al poner el amor en las partes no tan perfectas es cuando se pudo sacar el león, la tristeza, y, al instante, la motivación se dio la vuelta mirándole a los ojos y no tardaron en ir hacia el éxito y el bienestar.

En el artículo lo escribo de forma rápida, con la conclusión de lo que pasaba pero, para que la madre pudiese hacer los movimientos de los muñecos y la toma de conciencia en ella de lo que realmente está pasando, es necesario un acompañamiento a modo PNL o coaching en base a preguntas muy concretas y haciendo sentir los muñecos desde el corazón. Digamos que en este tipo de sesiones hay una estructura lógica para llegar del problema a la solución, pero lo más importante son las sensaciones y poder sentir a nuestro hijo desde el observador y no desde el problema, ni desde el ego o sumergidos en nuestro dolor o emoción. 

Cada caso será diferente y frente al mismo problema, la falta de motivación, habrá diferentes causas que pueden ser muy diferentes entre sí. Siempre será necesario ir a la raíz emocional de lo que está ocasionando esa falta de motivación.

Os invito a que conozcáis esta metodología del coaching con playmobil, ya sea en grupo o de forma individual, presencial o online. Os puede sorprender.

Enlace para más información

Enlace para más información del taller online del 11 de abril

Los tres cerditos en bioeducación y educación financiera

Pensando en qué tema realizar el artículo de este mes, mes donde empiezan ya las clases, me ha parecido perfecto seguir con mi línea dentro de la educación pero sumando el tema de la abundancia, del que he estado hablando en otros números.

Así que he pensado reflejar en este artículo todo esto: educación + educación financiera y sumarle la bioeducación. Bio de vida, enfocándolo hacia una educación por la vida, sostenibilidad, ecología… y sumarle además una herramienta muy eficaz para introducir en el campo educativo el visual thinking. 

Uff!!!! ¡Cuántas cosas!, ¿verdad?

¿Y cómo hacerlo de forma muy simple? Pues a través de un cuento, en este caso “Los tres cerditos”, pero con una versión algo diferente. Además os lo voy a narrar acompañado de ilustraciones y conceptos explicados a través de imágenes (visual thinking).

Y antes de empezar con el cuento os explico, aunque sea brevemente, qué es esto del visual thinking, por si hay alguien que no ha oído hablar de esta metodología.

El visual thinking es una variación de los mapas mentales que he explicado en algún artículo anterior. Y aunque al principio solo se usaba en los campos que tiene más que ver con la creatividad, al igual que los mapas mentales se puede aplicar a todos los campos, de hecho cada vez son más los campos en los que se está utilizando desde el diseño, las empresas, el educativo, en la realización de proyectos, para diseñar cursos online, en publicidad, etc.. 

Es una metodología que sirve para organizar y representar ideas y pensamientos a través de dibujos.

Por lo tanto, es ideal para aplicar en el aula ya que beneficiará a todos los alumnos teniendo más atención, más concentración y más memorización a largo plazo. Desarrollando en ellos la parte creativa, con un papel activo protagonista, ayudando a ordenar los conceptos y promoviendo la reflexión del aprendizaje.

Si queremos que nuestros alumnos nos presten más atención y el contenido de lo que se explique se retenga más en la memoria, la representación a través de imágenes será un factor muy importante. 

Y ahí vamos con el cuento…

En esta historia los protagonistas son tres cerditos: Oliver, Sara y Erik. Tres cerditos con personalidades y talentos muy diferentes y con algo común en ellos: ¡las ganas de divertirse!

También comparten el mismo problema. Hay un lobo que los amenaza y les quiere hacer daño.

Así que un día se les ocurrió, como solución, construir una casa para poderse esconder en ella y protegerse del lobo.

Tenían tres opciones para construir su casa. A través del dibujo veréis reflejadas las tres opciones. 

La primera opción es una casa de paja que, como veis reflejado, solo tiene un reloj de arena ya que el tiempo que invertirían es muy poco, lo que significaría que tendrían más tiempo para divertirse, reflejado en 2 sonrisas, y además solo tiene una moneda porque el coste del material sería muy poco.

La segunda opción es una casa de madera y, como veis, tiene dos relojes de arena, ya que en esta construcción necesitarían más tiempo que en la de paja, solo tiene una sonrisa ya que al necesitar más tiempo para su realización tendrían menos tiempo para jugar y divertirse y tiene dos monedas pues el material es más caro que la anterior.

Y la tercera y última opción es una casa de paja con barro, siendo una construcción más fuerte. En esta se necesitaría mucho más tiempo invertido para la construcción y por eso se refleja en el dibujo con tres relojes de arena. Se supone que la diversión se tendría que aplazar por el tiempo invertido en su construcción y hay tres monedas, porque costaría más dinero que las anteriores.

¿Qué opción creéis que eligieron los tres cerditos? Pues como estos cerditos eran un poco holgazanes y solo pensaban en jugar y divertirse eligieron la primera casa, la de paja. 

La construyeron muy rápido y con pocas ganas. Un día vino el lobo y corrieron en seguida a esconderse en la casa de paja. El lobo con un soplido hizo desaparecer la casa y los tres cerditos corrieron todo lo que pudieron para esconderse. Menos mal que el lobo no vio donde se escondieron y no les pasó nada.

Después decidieron construir la segunda casa, la de madera. Pensaron que con esta sería suficiente para protegerse del lobo. Pero también la hicieron con muy pocas ganas. Y cuando volvió a aparecer el lobo, los cerditos se escondieron en ella. El lobo sopló y la casa quedó intacta pero entonces el lobo con todo su mal genio empezó a golpearla con sus enormes patas y consiguió destrozarla. Los cerditos volvieron a correr y afortunadamente consiguieron escapar, pero por muy poco.

Finalmente decidieron construir la tercera casa de paja, combinada con otros materiales y barro.

Oliver decidió antes de construir la casa ir a la biblioteca y consultar algunos libros de construcciones de casas con paja y barro. 

Descubrió que una casa de paja y barro podía ser tan fuerte y duradera como una de ladrillos, además sus materiales eran más respetuosos para el planeta y estos materiales aportaban un aislamiento térmico y acústico muy bueno en la casa. Estudió todo lo relacionado para su construcción y descubrió que este campo le encantaba y además se le daba bien. Entre los tres la construyeron. 

Sara que tenía talentos relacionados con la decoración se le ocurrió la idea de que, ya que estaban construyendo una casa tan fuerte, podían decorarla por dentro de forma que fuese más agradable vivir en ella. A sus compañeros les entusiasmó la idea. Así que empezó dibujando los planos para la distribución interior y después buscaron muebles y cortinas que combinaron con mucho gusto.

Erik se preguntaba en qué podía contribuir él con la casa. Le gustaba mucho dibujar y pintar y se le ocurrió que podían acabar de decorar la casa con algunos cuadros que pudiera realizar. Sus cuadros quedaron preciosos y le dieron un toque especial a la casa.

Ya tenían terminada la casa y no pasó mucho tiempo cuando el lobo volvió. Sopló y dio golpes y golpes a la casa, pero esta quedó intacta. Después de pasar horas y horas dando golpes y viendo que era inútil el lobo se fue. Decidió jubilarse; ya era demasiado mayor para perseguir a los cerditos.

Los tres cerditos estaban muy alegres y disfrutaron muchísimo de su casa. En esta aventura, además, descubrieron talentos que no sabían que tenían.

Si os dais cuenta, los tres cerditos eligieron como primera opción la casa de paja porque era en la que invertían menos tiempo, lo que suponía más tiempo para jugar y divertirse y además en la que invertían menos dinero. Pero finalmente, como no les sirvió, tuvieron que pasar más tiempo al tener que construir las tres y se gastaron más dinero. Si desde el primer momento hubieran elegido la tercera opción hubieran invertido menos tiempo en su construcción y menos dinero se hubiesen gastado. A veces lo que aparentemente parece más barato al final resulta más caro. Al igual que el tiempo invertido. Esta última casa aparentemente suponía también menos diversión, pero lo que descubrieron también estos tres cerditos que, cuando haces algo con ganas y, si además estás usando tus talentos naturales, lo que parece trabajo no lo es porque lo estás disfrutando como si estuvieses jugando. Hay que educar en este sentido y para que piensen más allá de lo aparente. Antes de elegir una opción que la estudien bien porque quizá hay opciones mejores que a simple vista no lo parecen.

Por último comentar que hoy en día se están haciendo unas construcciones de paja y barro fantásticas que realmente no tienen nada que envidiar a las de ladrillo, con todas las cualidades mencionadas en el cuento y con un coste muchísimo menor que una construcción de ladrillo. 

A veces nos complicamos la vida con hipotecas habiendo otras opciones donde disfrutaríamos más la vida a la vez que respetamos más el planeta.

Inscríbete al canal de youtube en el siguiente enlace, en él podrás ver el vídeo de este cuento y muchos recursos gratuitos educativos: Enlace

Visita también la tiendaonline de x un mundo mejor donde podrás encontrar cuentos, manuales, libros, audios y cursos online: Enlace

Una educación para el futuro

La experiencia por la que hemos pasado sobre el covid’19 nos demuestra cómo la vida puede cambiar radicalmente en muy poco tiempo. En la vida no hay nada fijo, todo es cambio y evolución constante. Sin embargo, hay muchas cosas en la educación que ya no corresponden a la era en la que vivimos. Los niños y adolescentes tienen otra realidad, tienen estructuras y necesidades de aprendizaje diferentes y la educación se tiene que adaptar a ellos.

El tener una carrera no garantiza obtener un trabajo en lo que has estudiado. Lo único que garantiza obtener éxito es la capacidad de adaptación, la capacidad de solucionar problemas y obtener recursos para hacer frente los obstáculos, una educación emocional y el desarrollo de la creatividad. En la creatividad está la clave a muchas puertas y a un mundo mejor.

Recuerdo que la creatividad no es la imaginación. Al desarrollar la imaginación despliegas infinitas posibilidades frente a cualquier desafío pero, con la creatividad, unes la imaginación con otras inteligencias para llevarlo a cabo y obtener un resultado.

Cuando el exterior refleja una crisis o una situación difícil es la oportunidad de mirar a dentro y de hacer cambios. ¿Para qué podría ser útil esta situación, qué oportunidad podría traer? ¿Qué educación deseamos? ¿Cómo sería una nueva educación más alineada al corazón?

Es algo primordial que la base de la educación esté en el corazón. No podemos educar solo con lo intelectual, hay que educar con los valores, con el autoconocimiento y el desarrollo personal, porque de ellos saldrá el futuro.

En esta nueva educación, el profesor es el acompañante, el guía del alumno. En esta educación todos aprendemos de todos y el profesor le enseña al alumno a encontrar sus propias soluciones animándole a investigar y a que aprenda más de lo que el profesor sabe.

Se necesitan también nuevas asignaturas donde potenciar más las nuevas tecnologías, introducir la física cuántica, conectar asignaturas entre ellas, desarrollar la creatividad dentro de las asignaturas, generar proyectos, y si en ellos pueden hacer un trabajo social que ayude de forma real a las personas y al planeta, mejor… Hay que educar para la vida real.

Y los sueños tienen que estar presentes. Enseñarles a llevar a cabo sus metas. Pero tiene que haber un autoconocimiento frente a los sueños, porque muchas veces deseamos cosas solo para satisfacer necesidades o influenciados por los demás; no son sueños del corazón, no tienen que ver con nuestros verdaderos talentos y con aquello que realmente nos puede producir felicidad verdadera.

Se necesitan también nuevas herramientas dentro de la educación donde motivarlos y que experimenten.

Mientras en la educación no pongamos como lo más importante las personas, los valores y las necesidades de los alumnos, seguiremos en la prehistoria. Cuando se produce un conflicto en el aula, es una gran oportunidad para trabajar los valores y el conocernos.

Para poder hacer este cambio educativo, lo primero es trabajarnos primero a nosotros, los profesores, los adultos, a nivel personal, y aprender nuevos recursos y nuevas herramientas. Hoy en día, son muchísimos los proyectos que trabajan con este foco y de los que podemos obtener información. Existen también muchísimas herramientas para introducir en el aula.

He creado 8 cuentos con valores para trabajar en este sentido, junto a manuales para añadir la visualización creativa en el aula, una herramienta muy poderosa de autoconocimiento y gestión de emociones, como también cuentos y manuales con ejemplos donde desarrollar dentro de cualquier asignatura la inteligencia creativo-emocional.

Y mi último proyecto, el libro “Coaching creativo para estudiantes”, enfocado para adolescentes y jóvenes. En el libro doy muchas herramientas distintas a los profesores para trabajar con sus alumnos. También he creado cursos en base al libro tanto para los adolescentes como para los profesores, y un curso premium online para profesores. Infórmate en mi página web de los cursos para este verano y todos los disponibles.

Si crees que no es posible, que es demasiado difícil este cambio, así lo será para ti; pero si piensas que ES POSIBLE, QUE LO VAS HACER, QUE LO VAMOS HACER, así será la realidad. Nuestra estructura de creencias forma nuestra realidad; si queremos una nueva realidad hay que hacer algo diferente, hay que cambiar nuestras creencias, nuestra forma de sentir y actuar.

Y todos podemos hacer algo para este cambio, desde pequeñas acciones, hasta otras más grandes. Pero no subestimemos las pequeñas acciones, porque pueden producir grandes cambios, aunque en un principio no seamos conscientes.

Enlace para más información sobre el libro: Enlace

Infórmate de los cursos presenciales y online que se están haciendo en base al libro en el siguiente email: proyectosunmundomejor@gmail.com

Pnl y coaching creativo

Como terapeuta, cada vez me defino más con las herramientas de PNL y coaching creativo.

Y aunque las siglas PNL y la palabra coaching se están poniendo cada vez más de moda entrando en todos los ámbitos: terapéuticos, educativos, empresarial, etc.., aún son desconocidas para mucha gente o no se sabe en qué consiste exactamente.

En este artículo os lo explicaré pero, sobre todo, en cómo las trabajo yo.

Vamos a desglosar las palabras por separado.

Empezamos por el coaching. Es un metodología que ayuda a las personas a saber dónde están, qué quieren y cómo llegar a donde quieren. Es la autopista que te lleva de donde estás a dónde quieres ir. Sabe que la persona ya tiene todo su potencial; que las personas son únicas. El coach solo acompaña, entrena o guía, sin interferir. Le acompaña a elaborar un plan. Una metodología donde su base es hacer buenas preguntas. Las tomas de conciencia son del cliente, pero al mismo tiempo el coach también crece. En todo proceso de aprendizaje todos aprendemos de todos. Para mí esto es algo básico. En la vida no podemos ir sabiéndolo todo; siempre hay algo que aprender de toda persona y de toda situación en la vida y de esta forma nos enriquecemos y adquirimos más sabiduría y conocimiento para el próximo cliente y para nuestra propia vida. La experiencia en nuestros propios procesos personales y con las personas es la gran maestría, más allá de cualquier formación teórica.

La PNL (programación neuro lingüística) es un metodología que busca entender el funcionamiento del cerebro. Orientado hacia la solución y hacia el futuro. La ingeniería del ser individual. Nos hace consciente, de forma individual y personalizada, si lo que sentimos, pensamos y hacemos nos acerca o aleja de nuestra meta. Te ayuda a tener tu vehículo en las mejores condiciones para llevarte a tu meta. Los fundadores fueron John Grinder y Richard Bandler en los años 70. Estudiaron a los mejores dentro de sus ámbitos laborales empezando por los mejores terapeutas para descubrir qué les diferenciaba a ellos de los demás y cuáles eran sus pautas de conductas. En 1975-76 publicaron un artículo “la estructura de la magia”, que fue la base del PNL.

Algunas personas trabajan el coaching y PNL como algo separado, pero para mi es fundamental su fusión porque se complementan.

Creatividad. Cuando usamos nuestra creatividad, nuestra imaginación, estamos usando la misma parte del cerebro que se usa para resolver un problema, para buscar una solución. La creatividad es diferente a la imaginación. En la imaginación usamos el hemisferio derecho del cerebro, fundamental para cualquier desafío, ya sea para crear algo nuevo como para solucionar cualquier conflicto porque aquí están las infinitas posibilidades. Pero cuando usamos la creatividad unimos esta parte con el hemisferio izquierdo del cerebro para unirlo a otras inteligencias, buscando una solución práctica y real a nuestro desafío. Por lo tanto, el proceso creativo es la unión de los dos hemisferios; de distintas inteligencias unidas para el mismo fin.

¿Y a qué llamo yo coaching creativo? En él recojo y agrupo diferentes metodologías y herramientas, como son: coaching, PNL, neuroeducación, visualización creativa, inteligencia emocional, mapas mentales, lego serious play, visual thinking, etc… En el trabajo terapéutico acompaño a la persona para alcanzar un fin y la herramienta que utilizaré dependerá de la persona o grupo de personas en el caso de un curso, taller o charla. En mi metodología, fusiono la creatividad, el arte, dibujo, diseño, con la educación, el autoconocimiento, el desarrollo personal, la inteligencia emocional, etc… En la vida se empeñan en separar las cosas, al igual que en la educación todo está separado por asignaturas cómo si no pudieran convivir una asignatura como lengua o ciencias con otra más creativa como el dibujo o la música. En realidad, en la vida todo está conectado y cada vez me resulta más difícil separarlo porque es algo antinatural, si realmente se reflexiona bien. Al haber estudiado y trabajado durante años los procesos para la realización de un producto de diseño me he dado cuenta, en las nuevas formaciones que he realizado de desarrollo personal, que son los mismos pasos, procesos que se necesitan para resolver cualquier conflicto, de ahí que fusione diferentes técnicas con el mismo fin.

Os pondré un ejemplo terapéutico en el que uniríamos la pnl, visualización creativa y coaching.

Este ejemplo pasó hace 3 años más o menos y fue con mi hijo, que debía tener aproximadamente 8 años. Asistimos a un evento todo la familia. Mi hijo, por lo movido que normalmente es, realmente estuvo bastante tranquilo hasta el final de la noche donde acabó con un enfado de grado más allá del 10, cogiendo las sillas de plástico y tirándolas al suelo y montando un numerito que casi es mejor ni recordar. Ya os podéis imaginar el enfado que tuve después yo con él. Me enfadé tanto que cuando llegamos a casa mi hijo no soportó el verme así y buscó una solución para cambiar la situación. La verdad que me sorprendí muy gratamente cuando de pronto me lo veo sentado en el sofá haciendo las respiraciones que les había enseñado hace tiempo. Al ver que buscaba una solución me tranquilicé enseguida y me senté a su lado, guiándolo en una visualización con un proceso de coaching o pnl en base a preguntas. Después de varias respiraciones profundas le indiqué que visualizará delante de él algo que representara lo sucedido. Lo que le vino fue un demonio de color rojo que estaba muy enfadado. Entonces le expliqué que queríamos cambiar lo que había sucedido para modificar las consecuencias negativas. Así que le invité a que pusiera una cortina de luz a la imagen del demonio para transformarlo. ¿Cómo se había transformado ahora la imagen? Me dijo que ahora el demonio era naranja y no estaba enfadado. Le comenté que teníamos que volver a la escena para cambiarla y tener otras consecuencias más positivas para todos. ¿Qué se le ocurría al demonio naranja para cambiarlo? Me dijo que me comentaba lo que quería y como no le hacía caso, en vez de enfadarse, se fue hablar con su padre; después hablamos los tres y encontramos una solución que nos gustó a los tres y todo acabó muy bien.

Al hacer este ejercicio, hemos cambiado la escena del pasado con esa huella negativa a nivel emocional con un nuevo recuerdo, con acciones positivas y consecuencias positivas. De esta forma cuando suceda algo parecido, cuando vuelva a sentirse de la misma forma no va a reaccionar sin control porque le hemos enviado una nueva información al cerebro, a su mente inconsciente, a través de la simbología de este ejercicio para una resolución mejor.

Pero ésta es la parte de gestión en el niño; aunque si hablamos de un niño, tiene que ver con el adulto. Una vez estuve yo también tranquila, tuve que reflexionar en todo lo sucedido y toda la enseñanza que me estaba aportando, ya que tenía que ver conmigo. Siempre pensamos que es nuestro hijo el que se porta mal, pero ¿qué hay detrás de su comportamiento? Cansancio, falta de atención, de presencia, algo que nos está haciendo de espejo en comportamientos nuestros en otras facetas; ¿a quién escuchamos cuando estamos en público: al deber, a creencias equivocadas de lo que se supone que está bien y lo que está mal o escuchamos y sentimos a nuestro hijo? ¿Qué necesita, qué nos está pidiendo? Cambiando nosotros cambian ellos.

Y este es un ejemplo de pnl y coaching creativo, pero también se puede hacer a través de dibujar, incluso con las piezas y muñecos de lego. Les hacemos realizar una contrucción sobre cómo ven y sientesn un tema, después nos lo explicarían con sus propias palabras y a continuación realizarían otra construcción solucionando el tema expuesto. Para los adultos existen muchos protocolos de pnl que nos llevan a la raíz del problema, solucionando la raíz el conflicto no se repite. Cuando hablamos de creatividad las herramientas utilizadas pueden ser infinitas.

 

Comportamientos agresivos en niños o adolescentes

COMPORTAMIENTOS AGRESIVOS EN NIÑOS O ADOLESCENTES

Por María José Llorach, diseñadora gráfica, escritora, ilustradora e investigadora de desarrollo personal. Con una metodología propia que une creatividad, educación y desarrollo personal.

Primero que nada me gustaría diferenciar lo que son reacciones agresivas o violetas inofensivas de las que no hay que dar mucha importancia ni poner mucho foco sólo un acompañamiento adecuado y de los comportamientos agresivos que si pueden ser graves y tienen consecuencias muy negativas.

Cuando los niños son muy pequeños muchas muchas veces frente a situaciones molestas para ellos y que no les gustan suelen reaccionar impulsivamente pegando, son reacciones que la acción violenta no es exagerada y no causa realmente daño. En realidad en una acción-reacción de defensa sin demasiada importancia. En estas circunstancias no hay que dar más importancia de la que tiene, no hay que poner más foco al tema y sobre todo no enseñarles a que no hay que hacerlo pegando.

En nuestro cerebro tenemos lo que llamamos neuronas espejos y éstas lo que nos dicen es que aprendemos por imitación por eso es tan importante nuestro ejemplo y la forma en cómo solucionamos el conflicto. Si lo hacemos con violencia el niño va aprender violencia, aunque nuestra intención sea lo opuesto. La forma correcta sería explicarle al niño que hay otras formas de poder expresar nuestra opinión o de solucionar las cosas. Y hacerle ver las consecuencias en el otro, enseñándole a ser también empático con el otro. Por eso sería también importante como adultos educarnos en inteligencia emocional y preguntarnos si dentro de nosotros hay rabia. Si hay rabia sea por el motivo que sea o incluso sin ser conscientes de cuál es el motivo aconsejo solucionarlo o incluso hacer sesiones donde poder comprender de donde viene y transformarla porque todo lo que no solucionemos se lo reflejaremos a nuestro hijo y lo repetirá por imitación. Muchas veces también expresan lo que nosotros no expresamos. Yo me di cuenta gracias a mi hijo que tenía creencias equivocadas donde yo no podía expresar el enfado porque creía que estaba mal y mi hijo durante mucho tiempo estuvo dibujando el enfado en todos los rostros de sus personajes que dibujaba. En la medida que me di cuenta hice un trabajo en mi sobre el enfado y empecé a permitírmelo por supuesto sin hacer daño al otro, sólo expresándolo, comprendiendo que es importante enfadarse porque es cuando tu dices NO a algo, que tenía derecho a enfadarme y sobre todo comprendiendo porque estaba enfadaba en realidad. Esto también me permitió acompañar a mi hijo con más presencia y de repente mi hijo empezó ha dibujar sonrisas en sus personajes.

Por eso cuando yo hago sesiones terapéuticas con padres de niños el trabajo lo hago básicamente en los padres, cambiando ellos cambia el niño.

Siguiendo con el tema si nosotros nos preocupamos mucho y ponemos mucho foco en ese comportamiento agresivo es muy posible que las situaciones se repitan. Donde tu pones foco es donde se multiplica. También algo que he comprobado es que a veces los niños pequeños se comportan mal porque a nivel inconsciente necesitan atención. Si mi madre o padre no me hace caso al comportarme mal estoy recibiendo atención por parte de ellos aunque después tenga consecuencias. ¡Ojo!, que de esto no son conscientes, no lo hacen de forma voluntaria. Nuestra mente inconsciente son nuestras acciones o reacciones que no controlamos y no hacemos de forma voluntaria. Esta parte de nuestra mente no es inteligente pero si busca la supervivencia, y el placer, el amor y la atención es supervivencia. Esto no significa que no hay que prestarles atención cuando se porten mal sino que hay que hacer una toma de conciencia de entender que necesita mi hijo para que haya tenido este comportamiento y prestarle atención no sólo en los conflictos.

Es muy importante aceptar cuando el comportamiento ya se ha realizado incluso si ha sido agresivo. Importante aceptarlo porque lo que no se acepta se repite y con más fuerza. Al aceptarlo podremos dar una oportunidad a comprenderlo y darle otra forma la próxima vez. Una forma de enseñarles a manejar estas situaciones sería jugando con los peluches recreando el conflicto, cada peluche representa un niño o adulto que ha formado parte del conflicto y vemos y sentimos las consecuencias con el comportamiento agresivo y lo volvemos a recrear de otra forma preguntándole a nuestro hijo como podría actuar para que el resultado o las consecuencias sean mejores.

El comportamiento agresivo que si sería preocupante y con consecuencias graves sería esas reacciones realmente violentas que podría tener un niño ya más grande o un adolescente. Aquí hablaríamos de dos tipos de reacciones las que son conscientes lo hace de forma voluntaria porque cree que es la forma de defenderse y de actuar. Y además cree que es correcto. Esta agresividad es la más difícil de corregir porque es voluntaria y no se es consciente que no está bien y optendrá consecuencias negativas para él y para el otro.

El segundo tipo de agresividad es la que está movida por la mente inconsciente en la que reacciona de forma involuntaria y normalmente después la persona se arrepiente de sus acciones, pero no ha podido hacer nada. Es muy peligrosa y se puede hacer mucho daño al otro con sus consecuencias después en ellos. Aquí también entraría incluso las reacciones que como padres cuando en alguna ocasión se nos ha escapado la mano. Puedes estar en contra de pegar y quizá en un momento dado les has pegado porque no has sabido gestionar tus emociones y ha sido un impulso involuntario. Esto normalmente requiere un trabajo más profundo, ir a la raíz de la emoción clave que está generando esto. Sanándola en su raíz estos impulsos desaparecen. Cuando hay algo emocional no resuelto si vivimos una situación parecida o una situación diferente pero la emoción que nos general es la misma es cuando podemos reaccionar de forma exagerada incluso cuando la situación no tiene aparentemente ninguna importancia.

Ahora hablemos de un comportamiento agresivo involuntario por ejemplo en un adolescente. Primero habría que ver como se le ha acompañado desde que era niño en sus conflictos, que presencia ha recibido, que necesidades no cubiertas tiene, que grado de agresividad ha vivido en el exterior, en qué grado se le ha dejado expresar sus emociones y sentimientos, etc…

Voy a poner un ejemplo de cómo ha podido implantarse un programa agresivo en él en la mente inconsciente y ahora tiene comportamientos agresivos no voluntarios. Imaginemos un niño pequeño con la autoestima baja, muy sensible que no suele expresar lo que siente y con muchas reglas autoritarias en su alrededor que no le han dejado moverse, y ser como realmente es él en realidad. Imaginemos este niño en el colegio y algunos niños empiezan a burlarse de él o a meterse con él. Con el grado de sensibilidad tan grande que tiene no puede soportarlo y reacciona la primera vez de forma involuntaria, de forma agresiva golpeando a esos niños. A nivel emocional ha sentido un alivio, porque ahora esas emociones de estar ahí abajo de sentirse tan mal han desaparecido. Su mente inconsciente coge ahora un programa el golpear yo hace que no me sienta así. La mente inconsciente como he dicho antes no es inteligente pero si busca la supervivencia y esas emociones no puede soportarlas, en golpear ha encontrado la salida. Este niño va creciendo y cada vez que se va a encontrar en situaciones donde no va a poder gestionar sus emociones va a reaccionar de forma violenta y es muy posible incluso que el no quiera golpear a los demás, pero cuando lo hace no es dueño de sus actos. Todas estas reacciones tienen solución sanando la raíz de la emoción base no resuelta, comprendiendo porque reacciona así y aprendiendo como gestionar sus emociones. Si estamos hablando de adolescentes el papel de los padres también va a ser muy importante.

Cuando hablemos de personas agresivas hay que comprender que también son víctimas, quién peor se comporte es quién necesita más ayuda. Cuando estamos llenos de lo que realmente importa, cuando estamos felicides es imposible hacer daño a otras personas. La agresividad es siempre una falta de amor.

Por último comentar que uno de mis cuentos lo cree precisamente para prevenir la violencia y que esta no se relacione como hacen en las películas y cómics en la forma de defenderse. Hay una valentía mucho mayor cuando se utiliza el intelecto unido al corazón. En mi cuento “En busca de héroes” hablo de este tipo de valentía. Pulsa el enlace para más información del cuento: Enlace para más información del cuento