Carta desde mi alma al Covid

¡Hola Covid!!

Tengo la necesidad de dirigirme a ti. Primero quiero enviarte amor pues nadie lo hace. Y pienso que todo merece el amor. Aunque quizá bajo esa máscara oscura con la que te disfrazas se esconde mucha más luz de la que podríamos imaginar. No creas que me es fácil, siento impotencia, y mucha rabia. Pero sabes, me lo permito soy humana y eso no me impide darte amor. ¿Y sabes qué? Cuando te doy amor me ilumino, una sensación de paz me invade hasta el infinito.

¿Sabes que hay teorías de toda clase referente a ti? El contacto contigo parece algo inevitable, da igual las precauciones que se tomen. Pero entonces ¿qué hace que unos enfermen y otros no? Yo lo sé, tú también ¿verdad? Ahora sé lo que nos quieres enseñar. Tú no eres el enemigo son nuestras reacciones frente a ti lo que nos enferma, es el aislamiento, la soledad, la tristeza, la falta de contacto humano, la falsa idea de creer que no podemos proyectar un futuro, la intolerancia, la falta de respeto por ideas diferentes a las nuestras, el juicio, pero sobre todo el MIEDO.

El MIEDO nos está separando de los demás y lo más importante de nuestro poder frente a nuestra capacidad de sanar.

Tú nos ayudarás a entender el papel primordial de nuestras emociones en las enfermedades, nos harás que prestemos más atención y cuidado a nuestro cuerpo, permitiéndonos el descanso cuando lo necesitemos, gracias a ti nos alimentaremos mejor y tendremos otra conciencia de los alimentos, nos harás también comprender la importancia del ejercicio, de la luz del sol, del contacto con la naturaleza…

La gente se pelea por ti, unos defienden la vacuna, otros el cds, unos critican a los que no llevan mascarilla otros a los que lo llevan.

Solo se muestra una verdad en los medios de comunicación, no se dejan que otras verdades se expresen. Me hace sentir muy triste que no se puedan manifestar diferentes verdades pudiendo vivir en armonía.

Me hace sentir triste el rechazo que se tiene incluso dentro de las mismas familias por tener diferentes opiniones.

Me hace sentir triste como se están imponiendo cosas, obligando a la gente a ir en contra de sus convicciones sin ni siquiera escucharlos sin ni siquiera aceptar ver pruebas científicas de otros médicos.

Me hace sentir triste como distorsionan otras verdades que pueden ser más que válidas.

Yo ya he podido ver con mis propios ojos como es la parte emocional la que hace que nos enfermemos y no tanto tu ser. Solo te pido que ilumines el corazón de las personas para que puedan también verlo. Tú tienes ese poder y sé que serán muchos los psicólogos que te ayudarán abrir este camino.

Sabes, creo que pronto te se caerá esa máscara oscura que llevas. Sueño en ese momento, porque iluminarás a las personas más de los que jamás han estado. Y entonces todas esas armaduras que lleva tanta gente para protegerse ya no tendrán sentido y las personas jamás volverán a sentirse solas. Da igual cuál sean las creencias si de un bando o de otro, todas bailarán en la misma canción con armonía, deleitando la vida. Las personas abrirán sus corazones como nunca lo han hecho, se crearán nuevos proyectos, la educación se transformará, la economía se sanará e irá en una línea ecológica a la vida, al mundo y todas las medicinas se abrazarán, se sumarán.

Solo te pido Covid deja que sea pronto por favor, ayuda a las personas a poder verlo y a darles la valentía suficiente para que se hagan las acciones necesarias para que así sea.

Y gracias por todo lo que me has aportado a mí, gracias por la gran transformación y empoderamiento que me has ayudado a tener.

María José Llorach, terapeuta de PNL y coaching creativo, investigadora de desarrollo personal, diseñadora gráfica, ilustradora y escritora.

2 comentarios en “Carta desde mi alma al Covid”

  1. Nuestra educación en autoridades hace que cuanto más miedo tengamos menos capacidad de diálogo y de sumar perspectivas mostremos: lo conocido es lo seguro, seguridad ante todo. A esto hay que sumarle la seguridad que nos da pertenecer a un clan y desde él decirnos que estamos en el bando bueno. Solo hay un negacionismo de verdad: el de nuestra tendencia al autoritarismo y la seguridad que creemos que éste nos da. Si queremos dejar atrás todo tipo de negacionismos, de censuras al que piensa diferente, hemos de democratizar de corazón nuestras vidas. Gracias, María José, por tratar de no negar a nadie su lugar en la vida, su aportación a la misma.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .