Proceso de coaching creativo de 5 pasos para vivir el curso que deseas

¡¡En septiembre empieza el nuevo curso!! Cada uno siente emociones diferentes al respecto y todas son válidas. Alegría por encontrarse con los amigos de nuevo, curiosidad por saber qué profesores me han tocado, entusiasmo por aprender cosas nuevas, enfado por haberse terminado el verano, tristeza por despedirme de alguien especial que he conocido este verano, quizá miedo (si el curso anterior no ha sido bueno), agobio sin ni siquiera haber empezado…

Todas las emociones sobre el nuevo curso dependen de nuestras vivencias anteriores y de nuestras creencias referentes a nosotros mismos, a la vida y a la educación.

Así que se me ha ocurrido escribir sobre un proceso de 5 pasos que a todos les podría ir bien realizar antes de iniciar el curso para crear y vivir este nuevo curso como se desea. Nuestra intención sobre el curso va a ser un factor muy importante que determinará cómo será para ti. No sólo sirve para los que no les gustan los estudios, o lo han pasado mal en cursos anteriores ya sea por amistades, presión en exámenes, dificultad de aprender, desmotivación, etc.., sino también para mejorar lo que ya has vivido hasta ahora.

Es una metodología o proceso, al que llamo “Coaching creativo”, y en ella fusiono algunas técnicas de desarrollo personal con una parte creativa.

Este proceso lo he desglosado en 5 pasos:

1- Objetivo para el nuevo curso. En este primer paso cojo un folio y en una cara escribo lo que desearía vivir en este nuevo curso: desde las notas que me gustaría sacar, la descripción de cómo me gustaría que fuesen las clases y cómo vivirlas dentro del aula, la relación con mis padres referente a mis estudios, mi capacidad de aprender las lecciones y aprender, cómo quiero que sea el curso referente a las amistades,… todos los detalles de cómo quiero vivir el curso sin pararme a pensar si es posible o no.

En la descripción tiene que haber una parte de viabilidad que pueda ser posible pero una parte mayor donde voy más allá de lo que yo creo que es posible para mí o no. Por ejemplo, no voy a poner que deseo que las clases sean en un avión privado con todo lujo porque sería un poco caro y en realidad no es algo de lo que realmente sería importante para mí pero si puedo poner que la evaluación de mis notas aumentan de una forma que realmente me sorprende y realizo algunas clases al exterior. Quizá creas que no es posible pero no es imposible tampoco. Aconsejo poner foco a un objetivo en concreto aunque comentes distintos aspectos. Por ejemplo, el objetivo más importante a cumplir es conseguir más amigos, o que la tensión con mi madre en relación con los estudios desaparezca, o sacar un sobresaliente en matemáticas. Es también muy importante describir cómo te quieres sentir con ese objetivo concreto y ,en general, durante todo el curso en todos los ámbitos. Hay que escribirlo y detallarlo de forma positiva; el no se tiene que convertir en si. No hay que escribir, por ejemplo, no suspender; hay que escribir la nota que quiero, siempre enfocado al objetivo no al problema. Después cerraremos los ojos, haremos varias respiraciones profundas y visualizaremos este objetivo deseado, sintiendo como si fuese ahora las emociones que deseas vivir. Mantenemos esta visualización y emoción durante unos momentos para constatar que realmente es lo que deseamos y pedimos que nuestra mente nos traiga una imagen simbólica representando este objetivo. No pensamos en la imagen ni la ponemos nosotros sino que dejamos que la imagen aparezca sola. Cuando la tengamos la dibujamos detrás del folio donde hemos descrito nuestro objetivo. En este ejercicio le damos la orden de lo que deseamos a nuestra mente consciente al hacerlo escrito y a nuestra mente inconsciente a través del símbolo y la emoción. Recuerdo que nuestra mente inconsciente rige nuestra realidad de un 80 a 95 %.

2 – Evaluar y definir el problema. En otro folio evaluamos lo que hemos vivido hasta ahora y apuntamos de lo que deseamos deshacernos, lo que mantenemos y lo que queremos transformar.

Hablando desde emociones, amistades, comportamientos, acciones, hábitos, creencias, etc..

Y definimos realmente cuál es el problema o obstáculo que nos impide llegar a nuestro objetivo definido. Después nos respondemos a las preguntas: ¿Qué recurso necesito para transformar el obstáculo? ¿Qué necesito para sentirme bien y disfrutar del curso? ¿Si tuviera otras creencias sobre mí o sobre la situación cambiaría algo mi realidad?

3 – Defino el recurso que necesito para alcanzar mi objetivo. Y aquí podríamos hablar de: Recursos externos: expresando cómo me siento o pidiendo ayuda a mis padres, profesores o a un especialista, porque hay bloqueos, creencias o heridas muy profundas o inconscientes y necesitamos la ayuda de alguien que nos ayude a verlos y a deshacerlos. Esta ayuda siempre nos tiene que empoderar obteniendo también herramientas donde podamos solucionarlo nosotros mismos o nos ayuden a conseguir nuestros propios recursos internos, nuestras propias tomas de conciencia. Como terapeuta o coach creativa el empoderar a la persona y darle recursos internos es para mí un factor básico.

Y nuestros propios recursos internos: donde nos damos cuenta qué factores necesitamos: seguridad, más responsabilidad, menos distracciones, un hábito diferente, etc… Aquí decido como quiero ver el problema: como un obstáculo donde no puedo hacer nada o como un trampolín que me lanza a mi objetivo.

4 – Tomar acción según las tomas de conciencia para alcanzar el objetivo. Cada persona tendrá que tomar una acción diferente. Un estudiante con una excesiva exigencia en sí mismo quizá tiene que tomar la acción de tomarse más momentos de ocio y descanso y otro quizá la acción que debe tomar es la contraria, estableciendo unos nuevos hábitos y horarios de estudio, o buscar una nueva metodología donde poder disfrutar mejor de los estudios (por ejemplo a través de mapas mentales), etc… Si hacemos las mismas acciones tendremos la misma realidad y con acciones diferentes tendremos una realidad distinta.

5 – Visualización creativa. Volvemos a visualizarnos con el objetivo ya cumplido. Sintiéndonos como deseamos sentirnos durante este curso, habiendo introducido en nuestra vida nuestro recurso (ya sea seguridad en nosotros mismos, una nueva herramienta para estudiar, etc…) y ampliaremos la emoción. Cada vez que flaqueemos frente a nuestro objetivo, pensemos que no lo podemos conseguir; si estamos desanimados, nos visualizaremos habiéndolo conseguido y también visualizaremos nuestro símbolo del objetivo, pero sobre todo con la emoción de estar viviendo esa realidad. Esto nos ayudará a cambiar nuestras emociones negativas a las que deseamos, con lo que nuestros pensamientos y creencias volverán a alinearse con lo deseado y nuestras acciones podrán continuar a favor de nuestro objetivo.

Enlace para ver las actividades de x un mundo mejor: Enlace actividades

Pide tu sesión de PNL y coaching creativo: Enlace más información

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .