Las dependencias

Cuando mi hija de 14 años me explica que hoy han tenido una charla sobre dependencias (tabaco, alcohol, drogas, etc…) en el instituto, sus palabras son -¡Qué aburrimiento, siempre lo mismo, esas charlas no sirven para nada! La gente que toma esas sustancias no dejarán de tomarlas por escuchar esa charla.- Yo le pregunto qué han explicado y siempre suele decirme más o menos lo mismo. Son charlas donde se suelen enfocar en las consecuencias, que es malo para la salud, cómo te puede perjudicar y poco más. Según quién sea el ponente y la habilidad que tenga al hablar y, si viene acompañado con material gráfico o historias reales fuertes, puede ser más impactante o menos. Pero esto no es suficiente. Si realmente queremos hacer impacto en los adolescentes y jóvenes para que no se planteen el consumir estas sustancias hay que dar un paso más. Hay que explicarles el para qué de verdad toman esas sustancias, el origen, que siempre es emocional. Y aquí las emociones vuelven a ser importantes; la inteligencia emocional.

Hay que comprender algo muy importante: el que ellos consuman estas sustancias o no depende muchas veces de su programación inconsciente. Creemos que es una decisión consciente; la persona es quién decide o no consumir. Pero hay una parte que tiene más fuerza que es la inconsciente.

Primero que nada hay que comprender que nadie que se quiera realmente, que tenga la autoestima alta, consumiría algo que le pueda dañar. Claro que en esto de la autoestima todos más o menos flaqueamos, pero cuanto menos te quieras menos te vas a preocupar por tu bienestar.

Pero lo más importante la dependencia sea cual sea y hablamos también de las dependencias alimentarias, sexuales, afectivas, etc…, todas sin excepción vienen a satisfacer una necesidad. Es el medicamento para anestesiar una herida emocional.

Cuando eres joven empiezas a tener contacto con la sustancia creyendo que así eres más guay, a veces por querer ir en contra de las normas, por tener nuevas experiencias, a veces por formar parte de un grupo, para no ser apartado, porque todos lo hacen, para encajar; si hablarmos del alcohol para perder la vergüenza, si hablamos de droga ya sería una necesidad muy fuerte de escapar de tu realidad, etc… Y se hace pensando que no va a tener ninguna consecuencia hasta que años más tarde muchos cogen dependencia a esa sustancia sin poder prescindir de ella. Una dependencia que les encarcela y, que en algunos casos, les puede ocasionar muchos problemas, incluso la muerte.

Cada sustancia en la que se es dependiente tiene un equivalente de falta emocional. Cuanto mayor es la falta emocional más fuerte es la dependencia y más peligrosa es la sustancia para nuestra vida y salud. También es diferente el significado según el tipo de dependencia.

Voy hablar del tabaco. La persona que empieza a fumar y la que ya es dependiente del tabaco puede tener diferentes programaciones inconscientes. Una que me llama mucho la atención es la necesidad de sentirse libre, tener su espacio propio. Suelen ser adolescentes o jóvenes con la necesidad de sentirse libres, ya sea por tener padres con muchas normas o ser muy autoritarios o adolescentes con estructuras rebeldes con la necesidad de romper reglas, de ser ellos mismos. La rebeldía no es un problema; de hecho es una virtud, pero cuando usas su energía para algo que te beneficia o beneficia a los demás. Porque, ¿qué hay de rebeldía en algo que te encarcela? Cualquier dependencia te hace esclavo a esa sustancia y además, en este caso, puede dañar tu salud, incluso matarte. En realidad están perdiendo toda esa libertad que tanto necesitan. La rebeldía buena es cuando de forma correcta e inteligente usas su energía para decir que no frente a los abusos hacia a ti y hacía los demás. También cuando aprovechas su fuerza para alcanzar metas o sueños alineados a lo que tú eres en esencia. Los fumadores también de forma inconsciente buscan una familia (entre otros fumadores), un recogimiento (formar parte de un grupo). Y en algunos casos hay una relación con el miedo a la muerte aunque parezca ilógico porque precisamente con esta dependencia te puedes acercar más a ella.

Pueden ser muy variados las raíces emocionales de esa dependencia y para ello voy a explicar dos casos prácticos donde se vió dónde estaba su origen y qué venía a satisfacer esta dependencia.

El primer caso es de un hombre que llevaba 20 años con esta adicción habiendo probado de todo para poder quitársela. Se realizó un protocolo de PNL para ir en la línea del tiempo al momento activador y al momento programante, que es el origen de su adicción. Es diferente el momento que activó la adicción y el momento programante, que es en realidad el motivo o la raíz de la adicción. El activador es un suceso en nuestra vida que hizo que se generara o empezara la adicción y el programante es otro momento, que puede ser de nuestra vida o de la vida de nuestros padres, abuelos o incluso bisabuelos, que no se solucionó algo emocionalmente y hemos heredado de forma inconsciente. La dependencia viene a solucionar, sanar eso. La ciencia ya está empezando a demostrar la idea que no solo heredamos enfermedades sino que podemos heredar también, en nuestro ADN, conflictos emocionales no resueltos en algún miembro de nuestro árbol genealógico. En este caso el hombre empezó a fumar a los 14 años, pero lo que se pudo descubrir con este protocolo es que su padre se quedó sin padre a los 14 años y una de las últimas cosas que compartieron en sus últimos momentos de vida fue que le pidió un cigarro y su hijo (el padre de la persona dependiente) se lo dió, como muestra de regalo o última voluntad. Aquí se generó el programante inconsciente con un momento no resuelto a nivel emocional, por la pérdida de su padre, que heredó después su hijo a nivel inconsciente. El paciente, cuando pudo revivir y comprender esto, fue como quitarse un gran peso de encima y una sensación de paz enorme le invadió. Siempre le había acompañado una sensación de tristeza que no acababa de entender, pero esa tristeza no era de él sino de su padre. (Este caso se vió en el curso que realicé de PNL3 dependencias, de la mano del terapeuta Jean Guillaume, de la escuela “Le passag-ge”.

Y a continuación os relato otro caso donde yo acompañé también con el mismo protocolo de PNL a una mujer que, aunque no era exagerado la cantidad de cigarros que fumaba, si había una dependencia que no podía quitarse y, lo que me llamó la atención, es que ni siquiera le gustaba el sabor del tabaco incluso a veces tenía que comer un caramelo o una juanola para después coger el cigarrillo. Lo primero que hicimos es tomar conciencia de lo que venía a satisfacer el cigarro. Tomó conciencia que el cigarro era SU AGARRE en momentos de ansiedad y también le hacía compañía. En el ejercicio de la línea del tiempo nos dimos cuenta como el cigarro había estado presente en muchos momentos de su vida en celebraciones y ligados a su padre. Su padre había muerto cuando ella tenía 25 años y tenían un vínculo muy importante. Por lo que su ausencia había dejado un vacío en ella que de alguna forma quería llenar con el cigarro. El momento programante fue cuando era pequeña en una celebración donde su padre fumó y bebió demasiado. Después de la fiesta su padre se encontró muy mal y la vivencia de ella, de la niña fue de un miedo inmenso ya que SU AGARRE (su padre) se desvanecía, ya no lo tenía y no sabía donde agarrarse. Sanamos ese momento donde le dimos a la niña otro agarre en este caso ella mima como adulta dándole lo que necesitaba, ese agarre. Y lo que ocurrió es que visualizó esa escena diferente, es como darle nueva información a nuestra mente inconsciente y lo volvió a revivir sin ese miedo. Al volver a revivir también de nuevo todos los momentos donde el cigarro había formado parte de su vida como algo normal, incluso relacionado con las fiestas ella ya no lo veía igual. No le parecía normal que tuvieran que vivir las fiestas fumando y con la sensación de no necesitar ni querer el cigarro.

Son experiencias muy hermosas porque las personas se dan cuenta que es lo que los atrapa a nivel emocional a esa dependencia produciéndose una sensación de paz interior muy grande.

Enlace para información de la charla sobre dependencias para adolescentes y jóvenes: Enlace

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .