Educando para la abundancia (en el aula y en casa)

En el artículo del mes pasado, cuando hablaba de la abundancia, lo relacionaba con la economía, con la calidad de relaciones entre todos los miembros de la familia, con el ambiente familiar, con la abundancia de buena salud física y emocional y con la calidad de educación que como padre/madre puedo aportar a mis hijos.

Así que recuerdo que la abundancia no es solo dinero. De hecho si la contemplamos solo con el dinero estamos empobreciendo su significado. La abundancia es muchos más; es calidad de vida, es disfrute, es felicidad y, por lo tanto, tiene que estar presente en la educación en nuestros hijos tanto en casa como en las aulas.

En la revista del mes pasado también mencioné como los pensamientos pueden generar abundancia y transformar nuestra realidad, al igual que la coherencia entre sentir, hablar y actuar. También hablaba de la importancia de tener nuestras emociones en armonía para que nuestro cerebro esté al 100% de su capacidad a la hora de buscar soluciones.

En las aulas y en casa es primordial la educación financiera y la educación emocional. Son dos inteligencias a sumar en cualquier profesión. No nos enseñan a vender o generar abundancia con la profesión que estudiamos, salvo que sean profesiones de economía, marketing, etc. Después de muchos años de estudio, sales a la calle con las titulaciones y es muy probable que no consigas trabajo, teniendo que conformarte con cualquier cosa, que nada tiene que ver con la profesión que estudiaste.

¿Qué hace que unos tengan éxito y otros no, teniendo incluso los mismos estudios o teniendo más? Una educación financiera nos ayudaría y tiene que estar relacionada con el autoconocimiento, desarrollo personal y la inteligencia emocional. No me cansaré de decirlo; la inteligencia emocional es algo básico para el éxito y la abundancia.

Y referente a los niños, el pilar más importante para la abundancia es su autoestima. Es esta lo que hace que las personas nos creamos que somos válidos, capaces de realizar una actividad y tomemos acciones. Sin autoestima muchas acciones que se necesitan para alcanzar el éxito ni siquiera se intentan. La autoestima también es el motor que hace que no te rindas a la primera y te da capacidades para encontrar soluciones frente a los obstáculos. El creer en uno mismo y el creer que merecemos vivir en abundancia es el ingrediente básico para conseguirla.

Desde casa y desde el aula son muchas cosas las que podemos hacer. Empezando sobre todo desde casa con la presencia, la calidad de nuestra relación con nuestros hijos, el disfrutar jugando y estando en presencia con ellos. La forma en como les hablamos como padres o profesores les puede marcar mucho, el tono y lo que se les dice. Quizá nuestra intención no es mala pero a nivel inconsciente puede quedar una huella negativa en ellos. Comentarios como: ¡Estás tonto! ¡Calabaza! ¡Eres un desastre! ¡Nunca harás nada solo! ¡Eres malo en matemáticas! Sobretodo si se repiten pueden quedar en el inconsciente como programa y, si tiene la creencia que es tonto, actuará en referencia a esa creencia. Tampoco se trata de sentirnos culpables si en un momento dado se nos ha escapado algo indebido. No sirve de nada sentirse culpable. De hecho la culpabilidad no sirve de nada salvo generar más de lo mismo. No ayudamos a nuestros hijos sintiéndonos culpables; les ayudamos cuando les pedimos perdón por la forma o actuación que hemos tenido con ellos y cuando tomamos otras acciones diferentes para solucionarlo. El orgullo en estos casos tampoco ayuda. Da igual que seamos padres o profesores, hay que reconocer las cosas. -Hoy he tenido un mal día, lo siento porque no he reaccionado de la mejor forma con vosotros.- Y a continuación tomo otra acción donde reparo, pero no me quedo atrapado en la culpa. El ejemplo es la mejor forma de educar. Nuestros hijos/alumnos tienen que saber que no pasa nada por no ser perfectos pero siempre hay algo que podemos hacer para corregir y mejorar. De hecho una clave muy importante para la autoestima y la abundancia sería una cultura frente a las equivocaciones y los obstáculos. No hay que pegarles la bronca cuando hacen algo mal o castigarles. Si les castigamos generarán más rabia pero no habrán aprendido nada. La mejor opción sería ayudarles a corregir. Motivarles a que saquen sus habilidades y a ver el valor cuando corrigen algo. No olvidemos que todo aprendizaje viene de prueba-error, prueba-error.

Sería importante, tanto en ellos como en nosotros, sobretodo en actuaciones donde hemos dañado a los demás, hacer un reset. Primero veo lo que ha pasado, aprendo de ello, pero después hago un reset. Lo borro para no sumergirme en el drama y elijo otro pensamiento, otro sentimiento y una acción nueva.

Hace poco he descubierto unas herramientas para mi profesión de terapeuta y coach creativa que son fantásticas para trabajar con todos, pero en especial con niños y adolescentes, donde ellos mismos pueden darse cuenta de las consecuencias de sus actos y cómo solucionarlo. Creando unas soluciones que nos pueden sorprender. Estas herramientas son el coaching a través del lego y playmobil. Desde que lo descubrí parezco una niña jugando con los muñecos. He recuperado todos los playmobil de mi hijo que teníamos guardados en cajas en lo alto de los armarios. Ahora agradezco no haberlos tirado. E incluso me he comprado varios modelos más representando distintas familias. Es muy interesante las tomas de conciencia que se toman a través de ellos. Y con los legos trabajo de forma simbólica la construcción de los recursos y soluciones que se necesitan para resolver un obstáculo.

Y me despido invitándote a visitar mi página web y a inscribirte en mi canal de youtube donde podrás ver vídeos con recursos gratuitos educativos y próximamente habrá una nueva sección de bioeducación (ecología, sostenibilidad, etc..) y también otra sobre educación financiera, siempre unido a una parte de desarrollo personal, inteligencia emocional y desarrollo de la creatividad.

Enlace al canal youtube

Infórmate también de los próximos talleres presenciales para padres sobre “Educando para la abundancia” en el email: proyectosunmundomejor@gmail.com.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .